Seleccionar página

Los emprendedores tienen en la financiación de su proyecto uno de sus más difíciles obstáculos, aunque en los últimos tiempos han surgido fórmulas de financiación alternativas como el crowdfunding o micromecenazgo que pueden ser una solución para captar el capital necesario para poner en marcha un negocio. Desde nuestra escuela de negocios te explicamos qué es el crowdfunding, sus ventajas y también sus inconvenientes.

El auge de nuevas formas de financiación como el crowdfunding o micromecenazgo se ha producido durante la crisis y la escasez de crédito que sufrían emprendedores, pymes y empresas. Esta forma de financiación colectiva es una alternativa al crédito bancario tradicional que tiene sus particularidades, aunque puede ser un modelo interesante para la financiación de un proyecto empresarial.

 

¿Qué es el crowdfunding?

El crowdfunding o micromecenazgo es un modelo de financiación alternativo basado en el principio de la financiación colectiva. Consiste en conseguir el apoyo de diferentes personas interesadas y que se conviertan en inversores o mecenas de la iniciativa con aportaciones de capital u otros recursos.

Como contraprestación, los mecenas del proyecto de crowdfunding son recompensados de diferentes formas. En función de cómo el emprendedor recompensa a sus mecenas, podemos distinguir diferentes tipos de micromecenazgo:

 

Crowdfunding de recompensa

El Crowdfunding de recompensa o Reward crowdfunding compensa las aportaciones de capital de los mecenas con regalos generalmente relacionados con el proyecto, en función de la cantidad aportada. El emprendedor suele recompensar a sus mecenas con productos y servicios para atraer el interés de los participantes. Es el modelo más extendido y el que ha demostrado más capacidad de captar dinero para todo tipo de proyectos y negocios.

 

Crowdfunding de inversión

El denominado Equity crowdfunding es un tipo de financiación colectiva en el que el emprendedor ofrece a los interesados en su proyecto acciones, participaciones o beneficios de la empresa, como contraprestación al dinero aportado. Las personas que aportan en este caso son denominadas inversores o micro inversores.

 

Crowdfunding de préstamo

Este modelo de financiación colectiva consiste en que particulares presten pequeñas cantidades de dinero a emprendedores para desarrollar proyectos o empresas. Es una forma de financiación alternativa a la que nos ofrecen los bancos, que se suelen articular mediante plataformas online. Los participantes aportan un capital en forma de préstamo que se deberá devolver, más un tipo de interés determinado.

 

Donaciones

También existe la posibilidad de solicitar el apoyo desinteresado de la gente para sacar adelante un proyecto sin que haya contraprestación alguna. Es una fórmula que se suele utilizar para la financiación de proyectos sociales y humanitarios.

 

Ventajas e inconvenientes del micromecenazgo

Poner en marcha un proyecto de crowdfunding no es fácil: exige planificación, una estudiada campaña de márketing -sobre todo en Internet y redes sociales-, y un proyecto de calidad. De hecho, la mayor parte del éxito de este tipo de micromecenazgos reside en que el proyecto es bueno, resulta innovador y conecta con los gustos o sensibilidades de mucha gente dispuesta a aportar su dinero para sacar adelante esa iniciativa.

 

El crowdfunding es una alternativa de financiación para el emprendedor

 

Además, presenta tanto ventajas como inconvenientes que conviene tener en cuenta al plantearse buscar financiación de esta manera:  

Ventajas

  • Al no depender de la decisión del banco, el emprendedor tiene el control del proyecto.

  • El coste de la financiación suele ser más barato que otras modalidades.

  • El desarrollo de la campaña de crowdfunding puede servir para captar clientes, incluso entre los participantes en el micromecenazgo. Es una forma de fidelización desde el origen.

  • La promoción en redes para captar inversores también nos ofrece información sobre el recorrido de nuestro proyecto empresarial, de cara al futuro.

  • Con este sistema, la deuda generada si el proyecto va mal no suele ser elevada y, dependiendo del tipo elegido, apenas se crean obligaciones respecto a los inversores.

Desventajas

  • Convencer a los microinversores no es fácil y requiere planificar y desarrollar una intensa acción de promoción y márketing antes de poner en marcha el proyecto.

  • La diversidad de microinversores hace que cada uno tenga unas expectativas sobre el proyecto.

  • Puede que no se consigan los objetivos planteados para la puesta en marcha de la iniciativa.