Seleccionar página

Reconocemos a los líderes a través de sus palabras o acciones, de igual manera que reconocemos a un líder en el campo de batalla o en la empresa. Cada uno de nosotros entendemos el liderazgo de una u otra manera. Para unos es sinónimo de motivación, para otros de resultados y para algunos de pura inspiración.

Las cualidades de todo líder prevalecen en el sitio donde estén, mucho más allá del liderazgo empresarial, así como sus frases. Hay muchas que destacan, pero quizá la que más me gusta es la del filósofo chino Lao Tzu en la que dice textualmente: “Un líder es mejor cuando la gente apenas sabe que existe, cuando su trabajo está hecho y su meta cumplida, ellos dirán: Lo hicimos nosotros”

El liderazgo es la clave para que una empresa funcione, sin embargo, encontrar a la persona adecuada que influencie en la manera de pensar o actuar de las personas no siempre es fácil. Además, debe de tener la capacidad de poder tomar iniciativas y proporcionar ideas innovadoras. No tiene que ver con una desigualdad de poder solo basado en dar órdenes, sino que el liderazgo tiene que estar basado en un trabajo en equipo tal y como dice el proverbio africano: “Si quieres ir rápido viaja solo, si quieres llegar lejos, camina acompañado”. Por lo tanto, el liderazgo es la pieza clave para que una organización sobreviva sabiendo dirigirla y guiándola con habilidades de líder, llevando su cargo al máximo nivel de rendimiento.

En el fondo, liderar es un arte en el que la “visión”, la “motivación”, el “servicio al equipo”, la “empatía”, la “creatividad”, la “exigencia”, el “asumir riesgos” y el “deseo de mejora continua” hacen que se forje un “gran líder”. En todos los casos se busca el “liderazgo positivo” fomentando gratitud, aprecio por las fortalezas, feedback positivo por el trabajo bien hecho, comunicaciones empáticas, sentido de misión, compromiso, productividad etc. en todos estos casos la rentabilidad es significativamente más alta. En este sentido cobra mucha importancia la “inteligencia emocional” que busca crear en los empleados el sentimiento de pertenecer a una parte de un todo global donde se les escucha, se les tiene en cuenta y son valorados. Las personas cuando reciben retroalimentación sobre sus fortalezas son más proactivos y más comprometidos con la misión a realizar.

Por lo tanto, un líder que actúe con positividad tendrá más capacidad de influir sobre sus subordinados. Se es más líder contra más influencia se tenga sobre los demás, pero hay que tener en cuenta que esto también nos puede traer un liderazgo negativo, destruyendo el trabajo de otros, haciendo de la crítica y la amenaza algo constante.

Este liderazgo negativo se sustenta en la división: “o conmigo o contra mí”. En nuestra historia hay múltiples casos en los que el liderazgo negativo y el odio ha encabezado movimientos donde el radicalismo ha llegado a provocar millones de muertes. Buen ejemplo de ello es la Alemania nazi o la Italia de Mussolini.

En el lado contrario estarían líderes como Nelson Mandela, Teresa de Calcuta o Martin Lutter King entre otros donde su liderazgo positivo ha dejado huella.

Pero ¿Cómo influye este “liderazgo” en una empresa?

Muchas veces hemos oído hablar qué el éxito y la buena marcha de la empresa se debía fundamentalmente a la persona que estaba al frente de la misma. Esto es liderazgo.

Los negocios más importantes deben su éxito, al menos en la etapa inicial, al buen hacer que sus líderes han hecho en la organización. Sencillo pero complejo. Nada es más difícil que llevar a cuestas la responsabilidad de un negocio y sacarlo a flote con rentabilidad y beneficios. Para ello hace falta más que conocimientos. Por eso, las empresas u organizaciones en el fondo se parecen a las personas que están al frente de ello, por eso cada movimiento, cada decisión y cada gesto lleva la manera impresa en que su líder entiende la actividad empresarial.

Evidentemente el líder no consigue el éxito por sí solo, sino que necesita de las personas. Estas personas son la clave del éxito de una empresa, por lo cual, es la principal razón por la que se debe contar con ellos y conseguir la mejor versión para traducirla en resultados.

La perspectiva de un líder es aprovechar las habilidades de las personas a favor del crecimiento de la empresa, compartiendo sus conocimientos, de manera que promueve el aprendizaje y  los cambios, gestionando los errores en equipo, manteniendo conversaciones para fortalecer las relaciones con sus colaboradores, alejándose de la zona de confort, tomando decisiones en base a datos, actualizándose permanentemente etc.

Un líder empresarial tiene nivel de autoridad, pero no es un pasaje al poder. Un líder no debe permanecer aislado para conseguir el éxito, sino que debe crear sinergia con los dirigidos. Por lo tanto, desarrollar talento, generar aprendizaje, fomentar cambios, son una fuente de valor y un factor diferencial frente a los competidores. Por consiguiente, el líder debe de conocerlo y promover iniciativas que aporten valor agregado.

Para el líder y sus seguidores conseguir victorias rápidas es una manera de motivarse, pero esto no está enfocado hacia el crecimiento firme y para conseguir resultados a largo plazo tenemos que tener claridad de a donde queremos llegar, construyendo estrategias, alineando recursos, haciendo seguimiento y alineando los esfuerzos hacia ese fin.

Liderar en plena era digital es un desafío para aquel que lo intenta. Un líder actual no es el mismo que el de épocas pasadas, tiene que estar a la vanguardia del entorno, creciendo y desarrollándose como un líder de una nueva generación, desarrollando una mentalidad adaptativa, teniendo visión, tejiendo ecosistemas para el compromiso humano, anticipándose y creando el cambio, siendo un aprendiz ágil, creando una red colaborativa, centrándose en el cliente y por supuesto, diseñando para el futuro.

Por ello, la Escuela Superior GADE desarrolla el Master de Liderazgo y Habilidades Directivas, una formación de máximo nivel donde conocerás todas tus competencias y habilidades, potenciando las formas de interacción para conseguir sacar el líder que llevas dentro de ti.

Leer más: Becas Para que Estudiar te Cueste Menos