Seleccionar página

El mercado laboral en España se está haciendo más flexible, un proceso que están propiciando tanto las empresas como los propios trabajadores, según muestra la quinta edición del indicador de dinamismo laboral “Meta4 IDL”. Desde nuestra escuela de negocios analizamos las conclusiones de este informe que revela que 1 de cada 5 puestos cambió de trabajador durante el tercer trimestre de 2016.

El dinamismo laboral en las empresas refleja la movilidad de los trabajadores de unos puestos a otros. El informe, que recoge la situación de los trabajadores en empresas españolas durante el tercer trimestre del pasado año, registra unos niveles de dinamismo laboral del 19,8%, en máximos desde 2010, tras varios años en ascenso.

 

¿Por qué los trabajadores cambian de puesto de trabajo?

Los cambios que se están produciendo en los puestos de trabajo son reflejo de las nuevas contrataciones que están realizando las empresas para sustituir a trabajadores que anteriormente ocupaban ese puesto.

Son reemplazos motivados por la decisión de los anteriores empleados de dejar voluntariamente su puesto de trabajo o impulsados por las empresas para ganar eficacia, según apunta el informe. De hecho, las empresas en las que se aprecia un mayor dinamismo laboral son aquellas que se encuentran en fase de crecimiento y que apuestan por medidas de flexibilidad en sus plantillas.

 

La creación de empleo se estabiliza

Otra de las conclusiones de este informe es que la creación de empleo ha recobrado impulso a lo largo del pasado año, tras una segunda mitad de 2015 en la que se apreció cierta ralentización. De esta forma, durante los 9 primeros meses de 2016 la creación de empleo ha mantenido un suave crecimiento en el conjunto del tejido empresarial.

Por cada 100 empleos, han desaparecido 3 y se han creado 5,5 nuevos puestos de trabajo. Además, la suma de nuevas contrataciones y bajas alcanza el 30%, de los cuales un 19,8% es consecuencia de movimiento entre empleos que ni se crean ni se destruyen. Unas cifras que dan una idea de estabilidad en el mercado de trabajo, a pesar de la elevada movilidad de los empleados.