fbpx
Seleccionar página

✔ Las finanzas sostenibles son aquellas que suministran financiación a aquellos inversores que prioricen en su proyecto los aspectos medioambientales y sociales. Es decir, se persigue el fomento del crecimiento económico, pero siempre reduciendo la presión sobre el entorno. Esto significa luchar contra la contaminación, reducir la emisión de gases de efecto invernadero y los residuos al máximo, así como mejorar la eficiencia en la utilización de los recursos naturales. 

El avance hacia una sociedad y una economía sostenibles no es ajeno al mundo de las finanzas. Hay cada vez más empresas invirtiendo en proyectos que tratan de minimizar el impacto medioambiental o fomentar los aspectos sociales y de buen gobierno, y hay más inversores que tratan de compaginar sus objetivos de rentabilidad con el deseo de que su dinero sirva para mejorar el medio ambiente y la sociedad.

Las finanzas sostenibles adoptan un criterio ético e incluyen factores económicos, sociales y medioambientales en las decisiones de inversión a largo plazo. Supone un cambio de cultura para el mundo financiero y han llegado para quedarse sobre todo en los “millennials” conscientes de que sus inversiones pueden marcar la diferencia.

Las finanzas sostenibles son hoy más necesarias que nunca. Se necesita que toda estrategia financiera, independientemente de su protagonista o su alcance, considere no solo la variable financiera a corto plazo, sino también la de viabilidad a largo plazo y la de la sostenibilidad.

Un sistema financiero sostenible a nivel global puede tener la capacidad de evitar futuras crisis (por ejemplo, relacionadas con el cambio climático o los conflictos políticos) y atenuar los efectos de futuras pandemias. Un sistema financiero que se preocupe por el crecimiento económico, pero también por la protección de la salud, la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero o la lucha contra la desigualdad, que pueda proteger a la economía de episodios de alta inestabilidad financiera.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ocupar un puesto de responsabilidad en cualquier empresa?

 

En ocasiones, la responsabilidad pesa. Sin embargo, ser responsable es una actitud y cualidad imprescindible para algunos cargos empresariales. Si realmente deseas ocupar un puesto importante en una empresa o negocio entonces, no hay excusas. Nuestro «Máster en Finanzas Especialización Dirección Financiera» te prepara para ocupar puestos de responsabilidad en empresas y organizaciones de primera línea. ¡Cambia tu destino con nuestro exclusivo programa!

Portada del Máster en Finanzas Especialización Dirección Financiera

▸📝 18 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 MÁSTER ACREDITADO POR LA UCAV◂

 

La inversión sostenible y responsable (ISR) es un concepto muy relevante dentro del ámbito de las finanzas sostenibles. Es una estrategia de inversión que además de los criterios estrictamente económicos (riesgo, rentabilidad y liquidez) considera también los criterios ASG:

AMBIENTALES (cambio climático-agotamiento de recursos- residuos-contaminación-deforestación-gestión del agua- eficiencia energética y renovables)

SOCIALES (derechos humanos- formas modernas de esclavitud-trabajo infantil-condiciones laborales-relación con la comunidad-igualdad de género-seguridad y salud-diversidad-cadena de suministros)

GOBERNANZA (ética del negocio-soborno y corrupción-compensación de ejecutivos-diversidad y estructura de las juntas directivas-cabildeo político y donaciones-estrategia tributaria)

Las empresas desempeñan un rol fundamental en la consecución del desarrollo sostenible, y esa concienciación colectiva provoca que estas sientan cada vez mayor presión para emprender acciones alineadas con esos objetivos. La sostenibilidad se está articulando como uno de los ejes incluidos en la estrategia global de las empresas, y lo hacen las compañías de todos los sectores de la economía y con independencia de su tamaño. El compromiso con la sostenibilidad no es exclusivo de las grandes empresas ni de las de un sector concreto, pues todos tienen relevantes aportaciones que realizar a la sociedad (sectores energéticos, sector tecnológico, sector financiero y asegurador).

Las empresas están obligadas a redoblar sus esfuerzos y potenciar sus planes estratégicos fijando objetivos todavía más ambiciosos, en línea con la Unión Europea, que ha declarado la emergencia climática y su objetivo de ser climáticamente neutral en 2050.

Así, cumplir los objetivos marcados por la Agenda 2030 supone la movilización de grandes recursos financieros. Solo en Europa se calcula que se necesitarían unos 180.000 millones de euros anuales para alcanzarlos, por lo que el esfuerzo que se requerirá es enorme. Para ello se necesita de forma inevitable la máxima colaboración de las finanzas privadas y ello supone la reorientación de los servicios financieros hacia un tipo de finanzas más sostenibles. En definitiva, el mundo de las finanzas no puede ser ajeno a la sostenibilidad y a todo lo que implica este concepto.

Las finanzas sostenibles suponen una transformación profunda del sistema financiero tal y como estaba configurado estas últimas décadas y supone una forma de gestionar las finanzas a medio y largo plazo. Una manera de gestionar que siempre acaba siendo mucho más rentable que la que se basa exclusivamente en el corto plazo. Quizás su rentabilidad sea más moderada para las entidades financieras y para los inversores privados, pero por el contrario es mucho más estable en el tiempo, además de generar un impacto positivo en el entorno y en la sociedad.

La crisis sanitaria de la pandemia ha requerido de una respuesta rápida a corto plazo para proporcionar liquidez a familias y empresas, sin embargo, necesitamos afrontar la reconstrucción de la economía a largo plazo de promoviendo la modernización mediante un tejido productivo más digital, sostenible y resiliente, donde la formación y la investigación sean primordiales. Se debe de aprovechar las oportunidades de inversión y creación de empleo en muchos sectores como la transición energética, buscando la eficiencia y la producción de electricidad sin carbono, la economía circular, la movilidad cero emisiones, la agricultura, la salud y la tecnología. Pero para ello, es preciso que los proyectos sean atractivos y rentables.

Hoy en día las empresas apuestan por la sostenibilidad y las finanzas sostenibles como parte del compromiso para seguir a la cabeza de las necesidades de los clientes y evolucionar a medida que el mundo presenta nuevos desafíos.

En la Escuela Superior GADE ponemos a disposición de nuestros alumnos el MÁSTER DE FINANZAS ESPECIALIZACIÓN DIRECCIÓN FINANCIERA un Máster de TÍTULO PROPIO de la UNIVERSIDAD CATÓLICA DE ÁVILA (UCAV) con el que conocer este apasionante mundo más en profundidad.

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

Si te gustó este contenido quizás te interese…

Agile Mindset: un cambio de mentalidad
3 tendencias financieras que marcaran el 2021
¿Cómo descubrir tu verdadera vocación?