Seleccionar página

✔ Muchos son los que piensan que las buenas ideas de negocios no se concretan por defectos en su ejecución, y tienen razón. Llevar a la práctica una buena idea no es fácil (curiosamente en más sencillo ejecutar “mala ideas”). Sin embargo, existe un motivo más importante por el que se da el problema: el no entender que toda idea de negocios necesita un periodo de gestación antes que pueda ver la luz. No se pueden tener buenas ideas de negocio y llevarlas directamente a la práctica, antes ha de haber un proceso reflexivo en la “cabeza del emprendedor” antes de ejecutarse. En este punto, la “paciencia” y el “mimo” que se ponga en el proyecto serán determinantes para el éxito del mismo. Se trata de procesos exigentes que obligan a seguir una serie de pasos y tomar decisiones secuenciales.

Las posibilidades de éxito aumentan cuando se dispone de la información adecuada, cuando sabes donde dirigirte y si utilizas todos los recursos de los que dispongas correctamente porque un buen proyecto solo es el comienzo de algo que puede ser muy grande. En este punto el “emprendedor” o “gestor de ideas” debe de reunir un conjunto de aptitudes y actitudes antes de gestar cualquier idea de negocio. No tener miedo al fracaso empresarial se torna como lo más importante dentro de la cultura emprendedora que se debe tener.

En todo este proceso hay diferentes fases importantes a tener en cuenta.

FACTOR TIEMPO. El tiempo debe de jugar siempre a favor y nunca en contra. Las buenas ideas deben madurar con el tiempo y se debe de ir respondiendo a las preguntas y cuestiones que vayan surgiendo, para conseguir madurar y fortalecer la idea. Cuando no se emplea el tiempo necesario y la idea sale de manera precipitada pueden surgir problemas a la hora de emprender negocios que puedan ser riesgosos y débiles. Lo que finalmente se quiere conseguir es que las ideas finalmente sean sólidas, confiables y viables.

FACTOR REFLEXIÓN. No se trata solo de pensar en la idea sino hacerlo con el detenimiento, concentración y enfoque que se necesita. Hay que estudiarla con profundidad para comprenderla bien, y a partir de ahí pulirla, modificarla si fuera necesario y darle la forma poco a poco como un molde de barro.

FACTOR INTERACCIÓN. En la medida en que la idea toma forma, es imprescindible interactuar con otras personas y testarla. Esto es imprescindible. No es cuestión de ponerlo en conocimiento de todo o todos, sino de aquellos que pueden valorarla y puedan emitir un juicio previo con valor. La aportación de otras personas puede hacer que la idea se enriquezca, nos puede mostrar otra visión diferente e indicarnos cosas que se nos pudieran haber pasado por alto.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ser tu propio jefe?

 

No todo el mundo es igual, de la misma forma que no todo el mundo quiere desempeñar las mismas funciones y cargos. Quizás tú, seas de los que sueñas con ser tu propio jefe. Si es así, entonces, ¡estás en el sitio correcto! Nuestro «Máster de Emprendedores» te prepara para un mundo repleto de posibilidades. ¡Descubre ahora mismo tu potencial y haz tus sueños realidad con nuestra exclusiva formación!

Portada del Máster de Emprendedores

▸📝 14 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 LA MEJOR FORMACIÓN AL MEJOR PRECIO◂

 

FACTOR VISUALIZACIÓN DEL MERCADO. Se necesita visualizar el mercado, teniendo un buen conocimiento de él y de las dinámicas existentes. Es apreciar bien el terreno sobre el cual vamos a estar, observar lo que lo ocupa y lo ver lo que le rodea.

FACTOR ARGUMENTACIÓN. Esto es fundamental y básico. No se trata de gestar la idea de negocio, sino de tener la capacidad de venderla. Sin habilidades de venta nada funciona. Todas las personas que son necesarias para ejecutar la idea deben de convencerse y llegar a tener al final las mismas convicciones que tiene el creador, porque de lo contrario, sino hemos llegado a convencer, han sido derivados por dos motivos, o la idea es mala o no hemos tenido las habilidades suficientes de argumentación y convencimiento. Hay que saber argumentar ante los incrédulos o desconfiados al proyecto. Esta argumentación se basa en aportar justificaciones y sustentos creíbles que se deben de tener estructuradas y preparadas previamente.

FACTOR EJECUCIÓN. Antes de poner en práctica la implementación debe de haber unas sinergias entre el creador y el equipo que le va a ayudar a llevarla a cabo. En este punto surgirán argumentaciones y debates diferentes, posiciones e interpretaciones distintas. Todo deberá tenerse en cuenta para finalmente pulir el proyecto antes de su salida al mercado.

Lo más importante es dejar la ventana abierta a las oportunidades. No es pensar en lo que puedes vender, sino en lo que los clientes necesitan, demandan y están dispuestos a comprar. Hay que valorar la oportunidad (tendencia, resolución de problemas y nicho de mercado).

Por muy brillante que sea la idea o proyecto, para su desarrollo y puesta en marcha se requiere de una serie de habilidades y capacidades. En algunas ocasiones estas habilidades pueden ser innatas, pero la mayoría pueden ser adquiridas y ahí es donde entra la formación como camino para acelerar la adquisición de estas competencias. Entender la planificación del proceso a lo largo del tiempo distinguiendo lo fundamental y lo accesorio al proyecto es básico para el éxito, teniendo en cuenta siempre la protección de aquello que hacen del proyecto algo inimitable, único y especial, no perdiendo el control nunca y creando y utilizando los contactos de los que dispongamos. Se puede ser un “emprendedor hábil” basado en la eficiencia y estrategia o un “emprendedor astuto” basado en la efectividad y Strategos. Ambas son dos maneras de actuar frente al competidor con habilidad y astucia. La formación del “emprendedor hábil” está en todos los procesos educativos convencionales, sin embargo, no existen muchos esfuerzos organizados (y menos institucionales), para formar al “emprendedor astuto”. Este es un problema que se resuelve inicialmente cuando tienen que enfrentarse situaciones complejas y aguda competencia. Es aquí donde GADE BUSINESS SCHOOL suma esfuerzos y carácter diferenciador con el Master de Emprendedores donde el desarrollo de las competencias y habilidades emprendedoras se ponen al máximo nivel de desarrollo y aprendizaje.

Muchas de estas ideas emprendedoras son inicialmente concebidas como “sueños” y poco a poco, con el paso del tiempo pierden toda la pasión e intensidad del inicio. Por eso, es muy importante que la aventura emprendedora de esa idea se mantenga vigente a lo largo del tiempo y no pierda la ilusión y la motivación inicial.

Los sueños son una parte esencial de la vida de las personas, pues muchas veces es por ellos que dirigimos nuestras vidas hacia un determinado logro en concreto. Es muy normal que, a lo largo de nuestra niñez y adolescencia, ideemos aquellos objetivos que más tarde intentaremos conseguir durante nuestra madurez. No todos conseguiremos hacer realidad aquello con lo que soñamos, pero solo la idea romántica de poder conseguirlo puede motivarnos enormemente en nuestro día a día.

🎓 Si te gusta el fascinante mundo del emprendimiento, GADE BUSINESS SCHOOL te propone el Máster de Emprendedores. Consulta su programa formativo en el siguiente enlace.

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

Si te gustó este contenido quizás te interese…
Generar ingresos pasivos en 2021
Comunicación interna efectiva durante una crisis
Cómo convertirse en influencer profesional