fbpx
Seleccionar página

✔ Las ganas de que el confinamiento acabe se perciben cada vez más cerca en muchas de las cabezas de los que hoy nos leen. Ante las ansias del final del confinamiento y poder recobrar la  libertad perdida, son muchos los que ya sienten la “sutil percepción” del miedo ante la posibilidad de retomar poco a poco nuestra vida cotidiana.

Este miedo vendrá determinado en muchas ocasiones primeramente por la incertidumbre ante la situación económica que nos depara el futuro (un tanto incierto y con la percepción de algo muy similar a la crisis del 2008) y, por otro lado, por el hecho de compartir habitáculos o estancias con mucha gente ante el miedo de infectarnos.

En el fondo somos humanos y creamos hábitos de conducta, que en este caso desencadena la desvinculación física a la par que muchas veces emocional. Cuando esta situación se establece por periodos extensos crea esa dependencia con ese comportamiento anómalo y puede llegar a ser difícil la normalización social.

Todas las situaciones extremas en las cuales se ha influido en los hábitos de conducta siempre dejan secuela y donde particularmente lo veremos palpable es en el cambio del consumo. El consumidor cambiará, como ya lo está haciendo sus hábitos de consumo, primeramente, comprando menos y aquello de absoluta necesidad (tendencia guiada por la pérdida del nivel adquisitivo) y en segundo lugar, encaminándonos hacia una compra low-cost y en comercio electrónico. Esta tendencia que viene pisando fuerte desde hace unos años, se reforzará en los años venideros tras la pandemia del COVID-19.

Además, contamos con que este confinamiento refuerce estos conceptos, ya que la misma convivencia generacional interviene en que aquellos adultos que hasta ahora no habían hecho uso de plataformas online para sus compras empiecen a utilizarla de mano de los más jóvenes de la casa.

Las plataformas online de muchos tipos de productos están viendo incrementadas sus ventas durante el periodo de confinamiento y se prevé un ascenso paulatino en su uso después de que el confinamiento acabe, lo que creará a la par consumidores habituales de productos online.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ser tu propio jefe?

 

No todo el mundo es igual, de la misma forma que no todo el mundo quiere desempeñar las mismas funciones y cargos. Quizás tú, seas de los que sueñas con ser tu propio jefe. Si es así, entonces, ¡estás en el sitio correcto! Nuestro «Máster de Emprendedores» te prepara para un mundo repleto de posibilidades. ¡Descubre ahora mismo tu potencial y haz tus sueños realidad con nuestra exclusiva formación!

Portada del Máster de Emprendedores

▸📝 14 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 LA MEJOR FORMACIÓN AL MEJOR PRECIO◂

 

Este hábito de consumo perdurará a lo largo del tiempo, ya que comporta un doble beneficio; por un lado, el tan conocido “ahorro de tiempo” algo cada vez más valioso en la sociedad en la que vivimos y por otro lado, el “ahorro económico” que en la mayoría de los casos supone la compra en este tipo de plataforma online.

El consumidor también mostrará más sensibilidad hacía marcas que aplican políticas firmes de Responsabilidad Social Corporativa. Empresas cuya sensibilización social con aportaciones económicas destinadas a desgracias como el COVID-19, hacen crear en el consumidor esa vinculación con la empresa que lo representa.

Marcas como INDITEX y su representante más conocido Amancio Ortega o NIVEA entre otras muchas, son claro ejemplo de ello. Son empresas de diferentes tamaños, dedicadas a diferentes sectores económicos con unos grandes valores sociales.

Ante esta situación, en lo referido a la comunicación de las marcas, solo aquellas compañías con un propósito claro, las que sean capaces de conectar más allá de lo material y ser, de verdad, “relevantes para las personas”, son las que cuentan con un mayor potencial para triunfar en el mundo que nos encontraremos tras la pandemia.

El consumidor buscará siempre en la marca además de su compromiso con la sociedad, flexibilidad en la estratégica, con campañas más sensibles, que tengan poder de anticipación, con humanización en los mensajes, que aporten una visión holística de la realidad para anticiparse a las dificultades y con una relación directa con el consumidor, aunque este sea online.

La sociedad ya se está preparando para esa nueva forma de ver el mundo una vez que acabe la pandemia del COVID-19 y eso significa que muchas de las cosas hasta ahora establecidas dejaran de serlo para dar paso a nuevas formas de comunicarse, de trabajar y de consumir.

Un nuevo mundo se abrirá ante nuestros ojos y deberemos adaptarnos a ello con el mejor de los propósitos. El COVID-19 dejará una huella que marcara a aquellas generaciones que lo vivieron, como también marcará a las empresas que sobrevivan, las cuales muchas de ellas deberán reconvertirse hacia un nuevo modelo de negocio que conecte mejor con el prototipo del NUEVO CONSUMIDOR.

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

Si te gustó este contenido quizás te interese…
¿Qué es el Branded Content?
Educación y emprendimiento
El futuro de la energía renovable