fbpx
Seleccionar página

✔ Emprender es una forma de enfrentarse a la vida, una forma diferente de ver las cosas. Es encontrar oportunidades allá donde no se le esperan y es aprender a aprovechar el lado más positivo de cada momento.

En España solo un 53 % de la población entre 18 y 64 años considera el emprendimiento una buena opción profesional. El dato es preocupante y es misión de las entidades formadoras fortalecer los valores y las competencias emprendedoras en los programas formativos impartidos en los diversos niveles educativos, no solo para impactar en la creación de empresas, sino también para que las personas puedan desarrollar su carrera profesional y ser generadoras de cambios en sus lugares de trabajo.

Aquellas personas que deseen formarse en competencias emprendedoras, lo primero que deben realizar es un ejercicio de autoconocimiento, fijando claramente los objetivos y definiendo las acciones a realizar para conseguirlos.

Estas Competencias Emprendedoras a nivel Profesional abarcan desde responsabilidad, confianza, orientación a resultados, iniciativa, gestión del cambio, trabajo en equipo, inteligencia emocional, motivación etc.

Pero también tenemos Competencias Emprendedoras Personales (CEP) destacando la capacidad de logro mediante búsqueda de oportunidades, persistencia, compromiso con el contrato de trabajo, demanda de calidad y eficiencia en el trabajo. Con capacidad de planificación con búsqueda de información, establecimiento de metas. Capacidad de competencia como la capacidad de planificación, autoconfianza, persuasión y elaboración de redes de apoyo.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ser tu propio jefe?

 

No todo el mundo es igual, de la misma forma que no todo el mundo quiere desempeñar las mismas funciones y cargos. Quizás tú, seas de los que sueñas con ser tu propio jefe. Si es así, entonces, ¡estás en el sitio correcto! Nuestro «Máster de Emprendedores» te prepara para un mundo repleto de posibilidades. ¡Descubre ahora mismo tu potencial y haz tus sueños realidad con nuestra exclusiva formación!

Portada del Máster de Emprendedores

▸📝 14 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 LA MEJOR FORMACIÓN AL MEJOR PRECIO◂

 

Al diseñar políticas y programas de fomento de la actividad emprendedora se deben tener en cuenta las características sociodemográficas de los destinatarios. En cada etapa formativa deberíamos recibir educación para el emprendimiento, con un enfoque diferente adaptado al individuo y a su momento formativo y crecimiento personal.
Es de suma importancia que esa actividad emprendedora empiece desde la etapa de la educación primaria llevando a las aulas experiencias prácticas de emprendedores y emprendedoras que sirvan de inspiración al alumno.

Son muy pocos los países que contemplan las experiencias prácticas de emprendimiento como parte regular y obligatoria de su currículo. Generalmente, se ofrece al alumnado estas experiencias fomentando la creación de miniempresas de estudiantes y el trabajo por proyectos para generar ideas y un producto final tangible. No obstante, estas actividades muchas veces se llevan a cabo de forma extracurricular.

Si bien estas experiencias fomentan algunas de las competencias emprendedoras, la Comisión Europea recomienda implantar una asignatura dentro del currículo de diferentes etapas educativas que se centre en formar al alumnado en estas habilidades para el emprendimiento.

Tanto la ONU como la Comisión Europea abogan porque la educación para el emprendimiento se fomente en todos los países. Por ello, se realizan programas que se dedican a formar las competencias emprendedoras, especialmente desde Infantil y Primaria.

En la mayoría de las ocasiones, según nuestro sistema educativo, estas competencias se empiezan a desarrollar en la edad adulta, aunque nunca es tarde para adquirirlas y/o desarrollarlas. Ser emprendedor va más allá de una idea innovadora para desarrollar por ello es sumamente importante conocer las competencias claves para el emprendimiento para orientar la formación de quienes quieren abrirse un claro camino en el mundo emprendedor.

Para ello debemos determinar:

    • Personalidad del emprendedor con la disposición de asumir riesgos.
    • Grado en que consideramos de sí el éxito o fracaso dependen de uno mismo.
    • Autoeficacia general
    • Iniciativa y proactividad
    • Competencias prácticas de los emprendedores: utilizar la investigación, aprovechar las oportunidades, ser resilientes, tener una visión global, ser adaptativos, saber comunicarse, tener pensamiento crítico, actuar de forma ética, tener capacidad de negociación, tener liderazgo, fomentar el espíritu de equipo.
    • Formación permanente

Una buena manera de conseguir mejorar y profesionalizar las aptitudes emprendedoras es a través de formación específica. En la Escuela Superior GADE conocemos las necesidades del emprendedor y las apoyamos desde la formación especializada con el Máster de Emprendedores. Un Máster como primer paso hacía el emprendimiento y con el que podrás llegar a cumplir los sueños de tu proyecto personal.

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

 

Si te gustó este contenido quizás te interese…
En busca del talento y capital humano
Las ventajas competitivas en la empresa

El futuro más inmediato de la energía renovable