fbpx
Seleccionar página

✔ Muchas veces nos preguntamos las razones que explicarían el éxito de ciertos productos y el fracaso de otros. Quizás, el máximo exponente existiría en una particularidad que sobresale sobre todas las demás: una invención tiene éxito siempre que el mercado esté dispuesto a recibirla y es, porque nadie puede detener una idea a la que le ha llegado su momento.

El mercado define el éxito de una innovación, no su eficacia o nivel tecnológico. La madurez de los mercados antes que la madurez de la tecnología es lo que hace posible que la invención sea atractiva y, por tanto, tenga “salida” industrial o comercial. Innovar es producir y transformar conocimiento, ideas e invenciones en valor económico y social a través de la incorporación de nuevos productos, procesos y servicios al mercado. Es decir, las innovaciones genuinas deben ser susceptibles de comercialización. Los inventos, en cambio, son artilugios que, si bien pueden ser ingeniosos y novedosos, permanecen confinados a depósitos, bodegas y al olvido, de no contar con esa potencialidad de comercialización.

Por tanto, hacer más accesible la tecnología no pasa necesariamente por mejorar su capacidad de ejecución; pasa, ante todo, por su capacidad de ser comercialmente accesible. La comercialización define la innovación, pues está claro, que el tránsito de la idea al mercado es vital en este proceso. Y una pieza clave que hace posible este tránsito es la propiedad intelectual, particularmente, las patentes que fijan las ideas que son susceptibles de comercialización y las que no.

Una de las primeras preguntas que se hace un inventor antes de comenzar con su idea, es la de cómo conseguir lanzarla al mercado una vez patentada. Muchos inventores creen que necesitan gastar decenas de miles de euros en el desarrollo y fabricación de su idea para conseguir el éxito. Son tantas las historias sobre inventores que gastan sus ahorros persiguiendo la salida de su innovación, que sin el asesoramiento adecuado puede resultar intimidante. Aunque la fabricación es una opción para ciertos inventores, no es la única opción, y, además, es una de las más arriesgadas. El dinero y tiempo invertido en el desarrollo de tu invento es sin duda relevante en este aspecto, pero también puede serlo el disponer de un buen plan de comunicación, que te ayude a dar y posicionar tu invento. En este campo, los medios de comunicación son el aliado perfecto. Confeccionar una buena nota de prensa y ponerse en contacto con los medios de comunicación específicos que ayuden al invento a obtener una mayor visibilidad, aportará el valor añadido que estás buscando para llamar la atención de las empresas del sector al que te diriges.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ser tu propio jefe?

 

No todo el mundo es igual, de la misma forma que no todo el mundo quiere desempeñar las mismas funciones y cargos. Quizás tú, seas de los que sueñas con ser tu propio jefe. Si es así, entonces, ¡estás en el sitio correcto! Nuestro «Máster de Emprendedores» te prepara para un mundo repleto de posibilidades. ¡Descubre ahora mismo tu potencial y haz tus sueños realidad con nuestra exclusiva formación!

Portada del Máster de Emprendedores

▸📝 14 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 LA MEJOR FORMACIÓN AL MEJOR PRECIO◂

 

Pasos de invención a producto

PASO 1.- Documenta la Invención con el mayor de nivel de detalle posible y crea un prototipo. La posibilidad de que tu invención sea una “invención múltiple” es muy probable, por lo que registrarlo y patentarlo es fundamental. Puedes patentar un producto sin tener ningún tipo de prototipo existente. Sin embargo, el proceso de crear y mantener un prototipo funcional te brindará información útil que puedes usar para hacer tu producto más fuerte, efectivo, y barato de producir, mejorando tus probabilidades de obtener ganancias. Durante este proceso, es muy probable que tengas que cambiar varias partes de tu invención y adaptarla a las realidades de los usuarios que sacarían provecho a tu producto.

PASO 2.-Asegura que no exista una patente con tu invento o una variación obvia del mismo. Las patentes son un derecho otorgado por el gobierno para excluir a otros de crear o vender el producto patentado. Esto significa que, si tu invento ya fue patentado y decides establecer un negocio a base de esa invención, abres la puerta a litigación… y no sale barato batallar en los juzgados. Si tu invención es una variación obvia de un producto patentado, no puedes usarlo en tu negocio sin el permiso del dueño de la patente.

PASO 3.- Asegura que tienes clientes que quieren tu invención. Para ello tienes que hacer un análisis del mercado, de la industria y de la competencia. Este análisis se debe hacer muy temprano para ver la viabilidad y el interés del público. Esto se puede hacer, entrevistando a la audiencia clave que crees que más le interesaría tu futuro producto.

PASO 4.- Solicita una patente para tu invención. Este proceso puede ser costoso y llevar su tiempo. Se puede solicitar una patente sin necesidad de ayuda, sin embargo, si el invento tiene grandes posibilidades de generar dinero, se recomienda que se utilicen los servicios de un agente o abogado de patentes.

PASO 5.- Crea un Plan de Negocios. Tendrás que detallar el propósito de tu producto, las diferentes actividades que llevarías a cabo, los recursos que ya dispones, el valor de tu producto para tu clientela esperada, el origen de ingresos y mucha otra información. Una vez tengas detallada toda esta información, deberías comenzar estrategias de mercadeo basado en tu clientela, el tamaño de tu negocio, la expectativa de ganancias y muchos otros factores.

Si nunca has trabajado en el sector de la innovación, es normal que te asuste hacer estos pasos sin la ayuda y asesoramiento de un equipo profesional. A la hora de buscar y llegar a los acuerdos comerciales que necesita tu idea, es importante tener un plan de acción muy definido que te permita convertir tu invento en negocio, y que de esa forma puedas sacarle un provecho económico a tu innovación.

«Si te gusta la Innovación y el emprendimiento en GADE BS podemos ayudarte formativamente con estudios orientados como el MÁSTER DE EMPRENDEDORES, pero también ayudamos a que ideas de negocio sean una realidad a través de nuestra incubadora de empresas/startups: EMPRENDELAND. Más información en www.gadebs.es».

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

Si te gustó este contenido quizás te interese…
Créditos ICO: ¿y si no puedo devolverlo?
Core Web Vitals y su importancia en el SEO
MINISO: el caso empresarial del éxito japonés