Seleccionar página

Las funciones de las personas que componen el departamento de recursos humanos de una empresa no siempre son fáciles, entre ellas se encuentran la de contratar a personal válido para la empresa, pero existen otras mucho más complicadas, como  la de informar a los candidatos de su no admisión como empleados de la empresa.  Si formas parte de este departamento y no sabes cómo enfrentarte a esta situación, en nuestra escuela de negocios te ayudamos a hacerle frente.

 

¿Cómo rechazar a un candidato?

Al realizar una entrevista de trabajo, podemos enfrentarnos a tres situaciones diferentes que determinarán nuestra forma de actuar. La primera, supone encontrarnos con candidatos que desde un primer momento sabemos que no encajan en la empresa. El segundo caso, son la de aquellos a los que realizamos la entrevista y sabemos, desde un primer momento, que serán una parte fundamental del equipo, y para terminar, nos encontramos con aquellos candidatos que nos gustan en la entrevista, pero que, debido a una potente competencia, pasarán a la siguiente fase, pero no formarán parte de las personas definitivamente contratadas.

 

El caso de estos últimos candidatos, que avanzan en el proceso de selección, pero que finalmente no son contratados, tal vez sea el más complicado. En este caso, podemos avisar, mediante email o una llamada telefónica, transmitiendo su final en el proceso y agradeciendo su participación y su esfuerzo, siempre de forma amable y cordial.

 

Ser directo

Aunque esta situación sea difícil, debemos ser directos para no incrementar las ilusiones del candidato rechazado. Ser directos significa actuar con total empatía, poniéndonos en su lugar y tratando el tema con absoluta calma y respeto.

 

Explicación y motivo del rechazo

Tal vez el candidato rechazado esté totalmente desmotivado, para ellos explicaremos cuáles han sido las causas que han provocado esta situación, por ejemplo la falta de experiencia o cualquiera de sus puntos débiles, pero si no queremos que el candidato se vaya con un mal sabor de boca, podemos contrarrestarlo comentandole también todo lo bueno que tiene su perfil profesional, como una buenas habilidades o cualquier otra cosa a destacar.

 

La empatía, la honestidad y el respeto harán que posiblemente el candidato no se vaya totalmente desmotivado y con probabilidad mejorará los aspectos por los que ha sido rechazado en entrevistas de trabajo.