Seleccionar página

Detrás de las empresas hay personas, y está claro que conocer a las personas adecuadas nos puede acercar a empresas y proyectos que nos interesan para encontrar empleo o nuevas oportunidades profesionales. El networking es fundamental para nuestro desarrollo profesional y desde nuestra escuela de negocios te damos algunos consejos para sacarle más partido.

El networking es una práctica empresarial fundamental que consiste en construir una red de contactos profesionales que nos ayuda a darnos a conocer y mostrar nuestro negocio. También ofrece la posibilidad de informarnos, escuchar otros puntos de vista y aprender de los demás. Además, nos puede ayudar en la búsqueda de colaboradores, socios o inversores.

Para alimentar nuestra red de contactos, es necesario hacerse notar, ser socialmente activo y dedicarle el tiempo necesario. Eventos, ferias, redes sociales, reuniones, etc. son entornos en los que podemos desplegar diversas técnicas de networking para conseguir:

  • Proyectar una buena imagen profesional.

  • Dar a conocer tu actividad, tus proyectos.

  • Conocer a cargos con poder de decisión en empresas, colaboradores o posibles clientes.

 

Buscar trabajo a través del networking

Hacer networking es también un buen camino para encontrar nuevas oportunidades laborales. De hecho, seguro que lo hemos practicado casi sin pensar, cuando hemos recurrido a amigos, compañeros de trabajo o antiguos clientes para indagar sobre alguna vacante en su empresa u organización.

En esta red de contactos existe un vínculo previo y una relación de confianza, que puede traducirse en una recomendación para un puesto de trabajo. Por eso, la búsqueda de empleo apoyada en el networking ofrece más posibilidades de éxito que otras fórmulas.

 

Consejos para desarrollar nuestra red de contactos

Participar en un evento empresarial nos brinda la posibilidad de alimentar nuestra red de contactos aprovechando sencillas técnicas de networking. Pero más importante que los trucos que podamos poner en práctica, es que nos sintamos cómodos en este tipo de encuentros y que las conversaciones que podamos generar no sean forzadas. Eso sería contraproducente.

  • Antes del evento, infórmate de a quién verás: Es conveniente conocer qué personas asistirán y cuál es el perfil de las empresas que tendrán representantes en ese mismo evento. Saber más de ellos, ayudará a iniciar una conversación.

  • Mantén una actitud positiva: Ser positivo transmite una buena imagen de uno mismo. Recuerda que a todo el mundo le gustan las personas con las que es fácil trabajar y relacionarse.

  • Pensar una presentación puede ayudar: Unas palabras que te describan o den una idea de tu proyecto pueden ayudarte en el momento de la presentación. Si no se te da bien improvisar, memoriza esta frase o recuerda los puntos más importantes de la misma. Al finalizar cada conversación, entrega tu tarjeta. Tu interlocutor se verá comprometido de hacer lo mismo.

  • Muestra iniciativa: Hay que esforzarse por ser una persona social y empática, y no esperar a que los asistentes se acerquen a ti.

 

Una vez finalizado el evento, hay que seguir trabajando en el desarrollo de nuestra red de contactos. Existen muchas formas de que ese primer encuentro no se ‘enfríe’, y muchas ocasiones que invitan a hacer una llamada o mandar un mensaje.

Las redes sociales como Linkedin son un fenomenal instrumento de networking profesional, que permite obtener información de personas que has conocido, conocer a nuevos contactos e interactuar con ellos de vez en cuando.

Todo este proceso lleva tiempo, pero es conveniente que dediquemos unos minutos al día a trabajar nuestra red de contactos con el objetivo de ampliar su extensión y, sobre todo, dotarla de ‘contactos de calidad’, que sean realmente interesantes.