Seleccionar página

La competencia por el talento ha hecho que las empresas empiecen a preocuparse por un aspecto que hasta hace relativamente poco no se trabajaba demasiado entre las corporaciones: el employer branding. Desde nuestra escuela de negocios te contamos qué es el employer branding y cómo se está desarrollando entre el tejido empresarial español.

El término employer branding se utiliza en el ámbito de los Recursos Humanos y hace referencia a la marca de empleador una corporación, la imagen que proyecta como lugar de trabajo. Consiste de trabajar la imagen de la empresa no sólo hacia los clientes sino también hacia los propios empleados y, sobre todo, hacia los posibles candidatos a convertirse en trabajadores de tu compañía.

Una de las características del employer branding es que existe sin necesidad de que se trabaje o se cuide. Es decir, todas las empresas proyectan una imagen de cómo tratan a sus empleados. Esta imagen puede ser buena o mala, pero siempre se ligará a la marca de la empresa. De hecho, aunque la firma no se haya preocupado por ella, esa employer branding seguirá ahí. Es decisión de la empresa cuidarlo para que este factor actúe a favor y no en contra.

 

¿Qué ofrece a la empresa el employer branding?

La employer branding no sólo es una parte importante de la imagen de marca de una empresa, que genera opiniones que pueden ir más allá de los comentarios de los trabajadores. Es la marca de la empresa como lugar para trabajar. Un aspecto que tienen muy en cuenta los trabajadores y candidatos de la empresa.

El employer branding bien trabajado es un buen recurso para atraer talento y retener a los mejores trabajadores en la empresa. Además contribuye a fortalecer el compromiso de la plantilla con los valores y retos de la firma, al tiempo que hace a los empleados como embajadores de la imagen positiva de la empresa.

 

¿Cómo trabajan las empresas el employer branding?

Existen diversas estrategias de recursos humanos que nos pueden ayudar a construir la employer branding de la empresa. En todas ellas, hay dos destinatarios principales que están perfectamente identificados: los empleados y los candidatos, es decir, el talento. Para ellos, se pueden realizar dos tipos de acciones:

 

Acciones de retención del talento de la empresa

Se trata de iniciativas dirigidas a los empleados de la empresa, que sirven para retener el talento en la organización. Es el departamento de Recursos Humanos el que gestiona estas medidas con las que se busca favorecer un ambiente laboral positivo, y generar confianza y compromiso con iniciativas como:

  • Ofrecer a la plantilla oportunidades de desarrollo personal

  • Reconocer los méritos de los trabajadores

  • Asumir nuevos retos laborales

  • Política de sueldos que respete la valía del profesional

 

Acciones para atraer el talento

Estas iniciativas están pensadas para los futuros integrantes de la organización, y suelen desarrollarse conjuntamente desde los departamentos de Comunicación y Recursos Humanos. Se trata de generar mensajes originales y honestos para atraer a los posibles interesados en trabajar en nuestra empresa.

Al elaborar estrategias de employer branding para atraer nuevos talentos, conviene combinar acciones de comunicación y generación de contenidos de valor, junto a  otras de gestión de talento, como el diseño de experiencia del candidato en el proceso de selección.