Seleccionar página

Muchos emprendedores pierden la esperanza en sus negocios cada vez más rápido. Su principal obstáculo es la inversión necesaria con la que poder empezar su proyecto. Son muchos los que se obsesionan con encontrar “black angels”, que aporten la cantidad de dinero necesaria para dar comienzo a su propia iniciativa, pero recurrir a estos inversores no es tarea fácil, porque no todas las ideas existentes pueden obtener una rápida financiación. En una situación como esta, nacen los bootstrapping.

 

¿En qué consisten los negocios basados en el bootstrapping?

Se trata de una fórmula en la que la financiación de las actividades de la empresa con los propios ahorros y los ingresos generados por la facturación de la misma. Con ella, no sólo no es necesario recurrir a inversores externos, sino que tampoco es necesario pedir préstamos con los que afrontar los posibles gastos.

 

En este modelo de inversión, un emprendedor tiene que tener muy claro su plan de negocio y las ventajas y desventajas que puede su proyecto en el mercado empresarial real.

 

Recomendaciones para el bootstrapping

 

Dinero ahorrado

Este punto es muy importante, porque la inversión necesaria para el bootstrapping son los propios ahorros, por eso es fundamental, que antes de lanzar tu idea al mercado, tus ingresos o ahorros sean los necesarios como para comenzar tu proyecto.

 

Plan de empresa modulado

Realiza tu plan de empresa, no sólo más claro posible, también debe ser fácilmente escalable. Piensa primero en los aspectos menos importantes, para luego ir pasando a aquellos que más problemas pueden traerte o más difíciles resulten, de ese modo, te será más sencillo ir consiguiendo todos los objetivos que te marcaste.

 

Personal de trabajo

Si no es estrictamente necesario, invierte todo tu tiempo en desarrollar el proyecto sin contar con ningún trabajador más, eso te hará ahorrar dinero que en un futuro podrás destinar a tu plan.

 

Redes sociales

Como en todos los negocios, la inversión en marketing es muy importante en el comienzo, porque nos facilitará la tarea de promocionar nuestros productos y servicios a un gran número de personas, pero en la actualidad el marketing convencional no es lo suficientemente barato como para que una pequeña empresa pueda invertir en él, pero existe una buena alternativa, se trata de las redes sociales, con las que también podrás llegar a cientos, incluso miles de usuarios, con tan sólo un click y de manera gratuita.

 

¿Qué te parece este modelo de autofinanciación?

 

Relacionado: ¿Por qué emprender en el mundo digital?