Seleccionar página

El coworking es una forma de trabajar alternativa que lleva años evolucionando en muchas grandes ciudades. Se asocia a profesionales liberales relacionadas con las nuevas tecnologías de la información y la comunicaciones (TIC), aunque en estos espacios comunes para el emprendimiento podemos encontrar pymes y emprendedores de todos los sectores. Desde nuestra escuela de negocios te explicamos cómo funcionan y qué ventajas puede tener formar parte de una comunidad coworking.

El coworking es un modelo de trabajo que ha surgido de la flexibilización del mercado laboral. Muchos identifican el coworking con oficinas compartidas donde profesionales de diferentes ámbitos acuden a trabajar, compartir conocimientos e ideas y entablar nuevas relaciones profesionales. Pero es, además, un espacio, tanto físico como virtual, en el que profesionales, emprendedores y pymes no sólo desarrollan su actividad, también impulsan proyectos comunes y promueven acciones de networking.

Una de las características interesantes de los centros de coworking es que fomentan un sentimiento de pertenencia a una comunidad entre los profesionales que acuden a estos espacios. De hecho, es este entorno colaborativo el que hace diferente a los coworking de otros modelos de centros empresariales como las incubadoras de empresas o los centros de negocios.

 

Qué debemos tener en cuenta al elegir un espacio coworking

Podemos encontrar centros de coworking en muchas ciudades españolas. La web coworkingmap.org tiene localizados hasta 97 espacios coworking en ciudades españolas y sus áreas metropolitanas. Al buscar un centro de coworking, la ubicación y sus tarifas son importantes, pero también debemos considerar otros elementos:

  • Perfil de usuarios: Resulta interesante investigar el perfil de los usuarios del coworking para conocer en qué sectores trabajan y sopesar si existen buenas oportunidades para colaborar con ellos.

  • Servicios que presta a la comunidad de emprendedores (Wifi, salas, servicios de asesoramiento, etc.)

  • Talleres que organiza el centro. Puede que te interese organizar un taller para atraer clientes/colaboradores en el seno de la comunidad de coworking.

  • Eventos: En estos espacios se pueden organizar eventos o participar en ellos. Son una oportunidad de hacer networking.

 

Ventajas de un coworking

Entrar a formar parte de una comunidad tiene una ventaja inmediata: el profesional ya no está sólo ante su negocio. El coworking ofrece una solución para el problema de aislamiento que supone para muchos trabajadores independientes, o incluso microempresas, la experiencia del trabajo en casa. Pero no es la única ventaja:

  • Flexibilidad de uso y precios ajustados. Los espacios de coworking ofrecen diferentes planes en función de las horas que los uses y, además, no suelen requerir contratos largos.

  • Espacio propio de trabajo. Proporcionan un espacio profesional de trabajo, con diversos servicios (Internet, correo, limpieza, etc.) y disponen de salas de reuniones para recibir a los clientes y realizar presentaciones.

  • Fomento activo del networking y la colaboración entre profesionales. Los gestores de espacios de coworking trabajan para hacer comunidad entre los coworkers y ampliar sus redes de contactos. Se trata de abrir nuevas oportunidades entre todos.