Seleccionar página

Emprender un negocio o consolidar una empresa ya existente necesita de una hoja de ruta y una planificación. El plan financiero es clave en la confección del plan de negocio porque recoge toda la información económica y financiera del proyecto y nos ayuda a analizar su viabilidad. Desde nuestra escuela de negocio te mostramos la importancia del plan financiero para tu empresa.

El plan financiero es una herramienta fundamental para analizar la viabilidad económica y financiera de cualquier proyecto empresarial. Es aplicable a empresas de nueva creación y también en negocios que buscan abrir nuevas vías de crecimiento o consolidación. Gracias al plan financiero, podemos:

  • Avanzar si el proyecto empresarial cumple con las expectativas de rentabilidad esperadas.

  • Analizar las necesidades de liquidez que requiere el negocio

  • Permite adelantar decisiones que aplicaremos al proyecto para hacerlo sostenible

  • Ofrece una previsión a corto y medio plazo de la evolución del negocio, que ayuda al emprendedor.

 

El punto de partida para emprender un proyecto

Las primeras preguntas que debemos hacernos al poner en marcha un proyecto empresarial giran en torno a los recursos que necesitaremos para ponerlo en marcha. El plan financiero debe también dar respuesta a estas cuestiones y en su confección deberemos:

  • Determinar qué inversión requiere nuestro proyecto empresarial, tanto para la puesta en marcha como para mantener su crecimiento. Es importante, además, establecer el tiempo que deberemos mantener estas inversiones para que el proyecto se consolide.

  • Identificar las fuentes de financiación del proyecto, es decir, dónde encontraremos los recursos necesarios para afrontar las inversiones necesarias. Podemos recurrir a financiación propia o ajena (como puede ser un crédito), en cuyo caso hay que indicar en el plan financiero la forma en que se prevé devolver ese préstamo.

 

El plan financiero avanza cómo funcionará tu negocio

Cuando el emprendedor o empresario ha sentado las bases de la financiación del proyecto, el plan financiero debe prever cómo funcionará ese negocio durante un periodo de tiempo, que generalmente abarca los tres primeros años de actividad. Esta simulación tiene una doble finalidad:

  • Comprobar que el proyecto es rentable.

  • Y demostrar la viabilidad financiera del proyecto empresarial, es decir, que podrá responder ante las obligaciones con sus proveedores y con los financiadores, en el caso de recurrir a financiación externa.

 

Para que esta previsión se pueda realizar, el Plan Financiero debe incluir:

  • Ventas estimadas, por líneas de negocio o artículos.

  • Calcular todos los gastos previstos para los tres primeros años: costes directos, gastos de explotación y financieros.

  • Calcular el punto de equilibrio o umbral de rentabilidad de la empresa, y demostrar si con las ventas previstas lo alcanza o no.

 

¿Es rentable tu proyecto empresarial?

La diferencia entre ingresos y gastos en un periodo de tiempo, nos dirá si nuestro proyecto empresarial es viable y cuándo está previsto que el negocio obtenga beneficios. Puede que no se consiga salir de los números rojos y que las pérdidas perduren durante el periodo de tiempo analizado, lo que nos debe hacer reflexionar sobre si el proyecto puede llegar a ser rentable, y tomar decisiones.

Para conocer qué elementos influyen en el resultado de forma positiva (ganancias o beneficios) o negativa (pérdidas), hay que reflejarlos en la denominada cuenta de resultados o de pérdidas y ganancias provisionales.

El plan financiero deberá también tener en cuenta el estado de liquidez de nuestro negocio durante su actividad. Es importante prever cuándo se producirán movimientos de tesorería, de acuerdo con los ingresos y gastos esperados. De esta forma, podremos analizar la viabilidad financiera de la empresa y saber si dispone o no de liquidez suficiente para sobrevivir.