Seleccionar página

Una de las tendencias más importantes de estos últimos años es el empuje de la economía colaborativa y las plataformas creadas para el desarrollo de estos servicios. Pero, ¿qué es la economía colaborativa? Desde nuestra escuela de negocios te contamos en qué consiste esta forma de entender el intercambio de servicios y cómo está dando lugar a nuevos negocios.

La economía colaborativa es un fenómeno en acelerado crecimiento, que surge al calor de plataformas que organizan a colectivos de consumidores en su propio beneficio. Se supone que estas plataformas consiguen optimizar recursos y generar así un ahorro para todos. Tras la idea de la economía colaborativa hay una forma de entender el consumo responsable que busca un mejor uso y aprovechamiento de los recursos para limitar el impacto del consumo desmesurado sobre los recursos limitados del planeta.

 

Economía colaborativa, en expansión

Las plataformas digitales en torno a las que se organiza la economía colaborativa, al margen de los valores que representan, se han convertido en enormes redes de consumidores que ofrecen servicios y trabajos, tales como el alquiler de viviendas y habitaciones o plazas de transporte.

Un estudio de la consultora británica Juniper augura que las plataformas de economía colaborativa, como Uber, Airbnb y TaskRabbit, van a multiplicar por tres sus ingresos, pasando de los 5.700 millones de euros obtenidos en 2015, a 18.230 millones en 2020. Por su parte, PwC prevé para 2025 que estas plataformas generen alrededor de 335.000 millones de euros en todo el mundo.

Hay sectores, como los transportes y la hostelería en los que la economía colaborativa ya ha entrado de lleno, pero hay otros mercados en los que apenas ha dado sus primeros pasos. Las plataformas de proveedores de servicios personales compartidos, como TaskRabbit, Airtasker o Anytimes son ejemplos de grandes proyectos colaborativos en desarrollo.

 

Ventajas e inconvenientes de la economía colaborativa

El desarrollo de la economía colaborativa tiene interesantes ventajas, pero también genera controversia e incertidumbres entre otros actores del mercado. En este sentido, en un reciente informa la CNMC ha señalado que los nuevos modelos de economía colaborativa presentan numerosas ventajas y fomentan la innovación. Como beneficios de la economía se pueden destacar:

  • Más oferta para el consumidor, con alternativas que hasta ahora eran inviables o no eran visibles para la mayoría de nosotros.

  • Facilita el emprendimiento, estimula la competencia y la actividad económica.

  • Ahorro económico y desarrollo sostenible, fomentando bajos precios y reutilización de los productos.

  • Mejor gestión de los recursos y beneficios para el medio ambiente.

  • Fomenta la cohesión social y valores como la solidaridad y las relaciones sociales basadas en la confianza.

La llegada de la economía colaborativa y el crecimiento de grandes plataformas digitales que funcionan bajo su bandera también han generado tensiones en los sectores tradicionales, que ven estas prácticas como una forma de competencia desleal y critican la falta de control, tanto fiscal como normativo, de este tipo de iniciativas.