Seleccionar página

La franquicia es un modelo de negocio que desde hace años no deja de crecer en España. Por sus características, ofrecen una interesante oportunidad para el emprendimiento reproduciendo una fórmula comercial que ya ha demostrado su éxito. Desde nuestra escuela de negocios te contamos las ventajas de emprender mediante franquicias y, también, los riesgos que tiene este sistema.

Hoy las franquicias son un modelo de negocio al alza. Ya acaparan el 15% del comercio minorista en España y el ritmo de aperturas de locales franquiciados es mayor que el de locales propios. Según la Asociación Española de Franquiciadores (AEF), actualmente existen 66.000 establecimientos franquiciados en España, y Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana son las regiones donde hay más franquicias abiertas.

 

¿Qué es una franquicia?

Una franquicia parte de un concepto de negocio que funciona, en el que el franquiciador establece un sistema de franquicias con el objetivo de que nuevos emprendedores reproduzcan esa fórmula como franquiciados y extiendan así su marca.

Para ello, el franquiciador ofrece una formación para trasladar el ‘kow how’ de la franquicia, aporta una asistencia técnica a los franquiciados, y comparte con la franquicia su red de proveedores y una misma política comercial y promocional. También se establecen unas obligaciones para el franquiciado, que muchas veces tienen que ver con la gestión del negocio.

Es un modelo en auge porque permite un rápido crecimiento de la marca, disminuye los riegos y abre la puerta a economías de escala, entre otros beneficios. Sin embargo, la franquicia también tiene sus riesgos, como todo negocio.

 

Las ventajas de las franquicias para los emprendedores

Un emprendedor que busque una alternativa para lanzar su negocio encuentra muchas ventajas en el modelo de franquicia. La más importante de todas es que, por una inversión inicial que no tiene que ser demasiado elevada, participa en un modelo de negocio que sabe que funciona, lo que reduce los riesgos y la incertidumbre. Pero no es la única:

  • La franquicia da acceso a la tecnología y know-how de la marca, con formación y soporte continuados.

  • El franquiciado incorpora a su establecimiento los métodos operativos, administrativos y comerciales de la franquicia, y tiene acceso a herramientas y programas de marketing y publicidad. Además, el negocio se beneficia del prestigio consolidado de la marca.

  • La franquicia se beneficia también de las acciones de I+D de la marca, y de sus sistemas de control y evaluación.

  • La franquicia conlleva el establecimiento de una zona de exclusividad, es decir un área designada por el franquiciador en la que el franquiciado tiene derecho a explotar su negocio, vendiendo sus productos o servicios en exclusiva.

  • Este modelo da acceso a economías de escala.

  • Una franquicia puede ser una buena opción para el autoempleo, así como una inversión  rentable y con un riesgo más bajo que el de un negocio particular.

 

Puntos a tener en cuenta sobre las franquicias

Frente a estas ventajas, el emprendedor que elija la franquicia para abrir un negocio debe tener en cuenta sus inconvenientes. La mayoría de ellos tienen que ver con la independencia de las decisiones de negocio, en las que la marca franquiciadora siempre tiene la última palabra. Además, es importante tener en cuenta:

  • La franquicia no sale gratis y el emprendedor deberá hacer una inversión inicial por derechos de entrada y abonar los royalties periódicamente, lo que menguará el beneficio.

  • Además, el franquiciado no es dueño de la marca y debe cumplir con las directrices que marca la franquiciadora, que puede supervisar la gestión de la franquicia.

  • Finalmente, el éxito del negocio se ve inexorablemente unido al de la marca. Para bien y para mal.