Seleccionar página

Las nuevas tecnologías están cambiando la forma de gestionar los negocios y una de las pruebas más evidentes de esta evolución se aprecia en el paulatino desarrollo de las herramientas de gestión en la nube. Desde nuestra escuela de negocios te contamos cómo la llegada del cloud computing puede aportar interesantes ventajas y ahorros en la gestión de todo tipo de procesos en las empresas.

El primer paso para comprender las ventajas que aportan las herramientas de gestión en la nube es, precisamente, concretar qué es eso de “la nube”. El denominado cloud computing es un sistema informático en el que los datos y los procesos de gestión no se guardan de forma local, sino que se gestionan online, fuera de nuestra red local y nuestros servidores.

De esta forma, podemos acceder a ellos y operar con sus herramientas en cualquier momento y desde cualquier dispositivo, siempre que estemos conectados a Internet. La llegada de la nube supone un cambio muy importante en la forma en que nos relacionarnos con las herramientas informáticas, ya que nos ofrece la posibilidad de ahorrar en equipos y programas, al tiempo que ofrece una extraordinaria flexibilidad para trabajar con ellas. También abre importantes retos, como el de la seguridad en la red.

 

Cómo se adaptan las empresas a trabajar con herramientas en la nube

Una de las consecuencias de trabajar online es que, realmente, todo se simplifica. Se ahorra en software y en mantenimiento de equipos, ya que todo está centralizado en Internet y todos los trabajadores acceden online a la aplicación sin necesidad de tenerla instalada en sus equipos.

También se generan importantes ahorros en licencias y se optimiza el uso de estas aplicaciones, que siguen siendo funcionales incluso fuera del horario laboral. Basta con conectarse a Internet para acceder a ellas ya que, al implementar una solución en la nube, datos, aplicaciones y programas están disponibles para los usuarios.

 

Las ventajas de trabajar en la nube

Muchas de las ventajas de tener herramientas de gestión en la nube se adivinan con sólo explicar sus fundamentos. Ahorro y flexibilidad aparecen como los beneficios inmediatos de esta forma de trabajar, pero hay más:

 

Es más cómodo para el trabajador y para las empresas

El único requisito para trabajar online con este tipo de aplicaciones en red es contar con una buena conexión a Internet. Esto supone una interesante ventaja para los trabajadores, que pueden acceder a ellas desde cualquier lugar, incluso desde su casa.

De hecho, esto está cambiando el concepto de espacio de trabajo y muchas empresas están apostando por dar más flexibilidad a sus trabajadores, permitiéndoles trabajar fuera de la oficina. Estas ventajas se traducen en un aumento de la productividad para las empresas, que consiguen así mantener la actividad y ofrecer un beneficio a sus empleados.

Ahorro en costes de infraestructura

Las aplicaciones en la nube permiten ahorrar mucho dinero en equipos e infraestructuras. No hacen falta grandes servidores ni equipos muy potentes que guarden toda la información, porque estos datos están guardados en la nube. Hay diferentes modalidades de pago por uso e, incluso, herramientas que han demostrado su funcionalidad y son prácticamente gratuitas.

Además, es posible adaptar el uso de la nueva plataforma a las necesidades cambiantes del negocio. Una de las mayores ventajas que ofrece trabajar en la nube es que se simplifica la instalación de sistemas informáticos cuando se produce la apertura de nuevas delegaciones o centros de trabajo. Todo está ya instalado, sólo hay que conectarlo en red.

Todo está al alcance de todos los trabajadores

Otra de las grandes ventajas de trabajar en la nube es que permite que todos los equipos de la empresa puedan coordinarse, acceder a los diferentes proyectos y comunicarse sin problemas a través de una sola herramienta que mantiene la información actualizada.

La seguridad en la nube: una ventaja y un reto

Es uno de los mayores temores de los empresarios: la seguridad de sus datos. Sin embargo, el trabajo en la nube es seguro y los proveedores de estos servicios, además, cuentan con sistemas que aumentan la seguridad, como las copias de seguridad automáticas gestionadas por empresas especializadas.

La seguridad en la nube es un ámbito en el que se sigue evolucionando, si bien se han logrado importantes cotas de seguridad en la red. No obstante, con la computación en la nube la información pasa de estar nuestro PC a almacenarse en los servidores de la nube, por lo que dejamos de tener control sobre ellos.

Nunca se puede estar seguro de quién y cómo se accede a esa información o si está protegida adecuadamente. Por ese motivo es fundamental que seleccionar bien a nuestro proveedor de servicios en la nube.