Seleccionar página

Uno de los aspectos más importante dentro de una empresa es que todo el personal que la forma, se sienta cómodo trabajando en ella y este es uno de los grandes retos a los que se enfrentan los directivos en la actualidad, para remediarlo una empresa y su portavoz tienen que ofrecer cierta flexibilidad.

 

¿Cómo mejorar la flexibilidad empresarial?

 

La confianza de los empleados

Los trabajadores tienen que sentir pertenencia a la empresa, sobre todo, porque la confianza es una de las bases del funcionamiento del mercado actual. Una empresa debe incentivar a sus trabajadores para que mantenga la confianza que depositaron en ella desde el primer día. Existen multitud de tareas y ejercicios con las que hacerlo: realizando actividades puntuales dentro del horario laboral, mejorar su flexibilidad horario o mantenerlos informados de los procesos o proyectos más importantes de la empresa.

 

Canales internos corporativos

Los expertos hacen hincapié en la importancia de aspecto. Las empresas internacionales, ya cuentan con canales internos, como redes sociales o intranets, en la que los trabajadores participan junto con los altos cargos, creando un comunidad y favoreciendo la comunicación bidireccional.

 

Reconocimiento del talento

Es importante que los empresarios sepan encontrar el talento entre sus trabajadores, al fin y al cabo, el talento es uno de los aspectos profesionales que les lleva a ser seleccionados, pero igual de importante es saber cómo mantenerlo y conservarlo, para ello se debe hacer evolucionar a su equipo en las tareas, en lugar de mantener a un empleado desarrollando siempre las mismas.

 

Promover valores

En la actualidad, cada día son más las empresas que realizan test de compatibilidad de valores a sus candidatos, ya que éstos no sólo deben conocerla, sino identificarse con su imagen, su comunicación y sus valores, porque de ese modo les será más fácil adaptarse a su modo de trabajo.

 

Esta misión, requiere tiempo y dedicación por parte de los empleados, pero se refleja inmediatamente en el trabajo y rendimiento del equipo y, como no, en la productividad de la empresa.

 

Artículo relacionado: Cómo mejorar la gestión empresarial