Seleccionar página

Elegir al empleado adecuado es una cuestión fundamental para las empresas. Se han optimizado los procesos de selección y debería ser cada vez es más difícil equivocarse en la contratación del personal de la empresa. Sin embargo, este tipo de errores siguen produciéndose con frecuencia, y desde nuestra escuela de negocios te contamos lo caro que puede llegar a ser.

Contratar a un profesional no es una cuestión baladí para las empresas, ya sean grandes o pequeñas. Y fichar a la persona equivocada puede salir caro, sobre todo a las pymes. La firma JobandTalent ha hecho números y ha llegado a la conclusión de que contratar al trabajador equivocado puede tener unos costes de hasta tres veces el salario mensual del empleado.

Además, es un problema que sufren muchas empresas. Del millar de pymes que participaron en su estudio, dos tercios de ellas reconocieron haber firmado un contrato con una persona inadecuada el pasado año. Un porcentaje que se eleva hasta el 80% al preguntar por contrataciones fallidas en los últimos dos ejercicios. Todas ellas tuvieron que asumir diversos gastos imprevistos para sustituir a estos empleados por otro trabajador.

 

Contratar mal sale caro para las pymes

Para calcular lo que cuesta el error de contratar a la persona equivocada, hay que empezar sumando lo que ha costado su incorporación y añadir a esta cantidad lo que cuesta sustituirlo, incluyendo la partida para un nuevo proceso de selección y los costes de formación y adaptación del nuevo empleado. De entrada, en este post te damos algunas pistas sobre el coste que supone para las empresas contratar a nuevos empleados.

Las pymes que acaban asumiendo que uno de sus nuevos trabajadores no es la persona que buscaban, deberán tener en cuenta diversos gastos a la hora de calcular los costes de la sustitución. Estos son algunos de ellos:

 

  • Costes administrativos de la desvinculación laboral de esa persona.

  • La menor productividad del trabajador sustituido

  • Los gastos relativos a la búsqueda de otro candidato (publicación de ofertas, selección de currículum, entrevistas, etc.)

  • Gastos de gestoría y tramitaciones de contratación

  • Formación del nuevo empleado y periodo de adaptación (baja productividad).

 

Además, el estudio anota otros posibles costes cuyo impacto en el negocio es más difícil de medir y que están relacionados con la no idoneidad de la persona contratada. Por ejemplo:

 

  • Clientes insatisfechos y pérdida de ventas.

  • Descenso de la calidad del servicio.

  • Repercusiones en el resto de la plantilla, que en ocasiones tiene que asumir las funciones del trabajador que se va a sustituir.

 

Razones que explican la mala selección de un candidato

El estudio de JobandTalent también busca una explicación para estos errores en la contratación. En su análisis, concluye que la mayoría de las contrataciones fallidas se deben a la falta de recursos económicos y humanos que las pymes pueden destinar a la selección de personal.

De hecho, en el 67.2% de los negocios estudiados es el dueño de la empresa quien se encarga de realizar la contratación del personal y sólo 1 de cada 5 empresas cuenta con una persona dedicada a la gestión de Recursos Humanos.

Otras razones que explican la mala selección del personal son las prisas por cubrir puestos en momentos de gran actividad de la empresa o la idoneidad de la estrategia de búsqueda de profesionales. En este sentido, la mayoría de las pymes (53,5%) se fía del boca a oreja y sólo el 18% utilizan las plataformas de empleo para buscar a sus candidatos.