Seleccionar página

El principal objetivo de un negocio es atraer clientes que muestren interés por los productos y servicios que ofrece la empresa. Este es el primer paso de toda relación comercial, pero no es el único, ya que tan importante como atraer cliente es retenerlos, conseguir que regresen. Desde nuestra escuela de negocios te damos algunas pautas que te ayudarán a fidelizar a tus clientes y convertirlos en usuarios frecuentes de nuestros servicios.

Hacer que los clientes se conviertan en asiduos usuarios de nuestros productos y servicios es un reto para cualquier negocio. Estos clientes frecuentes  no sólo son los que realizan un mayor volumen de compra, sino que también suelen ser los que más recomiendan nuestro negocio a otros posibles usuarios.

Fidelizar y retener a los clientes es una labor constante, que exige un trabajo diario que pasa por contar con un producto atractivo, ofrecer un buen servicio y buscar la satisfacción del cliente en cada venta. Estas recomendaciones te pueden ayudar:

 

Un negocio atractivo y una oferta interesante

El primer paso para atraer clientes consiste en crear un negocio lo atractivo que llame la atención del usuario para que lo visite y le anime a adquirir los productos y servicios que ofrece. Ya sea en un establecimiento, en una oficina o en una web, la presencia de nuestro negocio es importante.

No obstante, lo que realmente ayudará a la empresa a fidelizar a sus clientes son los productos y servicios que ofrece. Un buen servicio al cliente y la puesta en marcha de promociones pueden ayudarnos, pero es fundamental que el cliente quede satisfecho con nuestra oferta.

Si nuestros productos y servicios son de buena calidad, logran satisfacer necesidades o resolver problemas de los clientes y cuentan con un elemento diferenciador (calidad, precio, etc.), será más fácil que el cliente regrese.

 

La publicidad es necesaria

Es fundamental dar a conocer el negocio y los elementos que lo hacen atractivo y diferente. Es cierto que una de las ventajas de fidelizar a un cliente es que se puede convertir en un “promotor” de tu negocio, pero conviene apostar por otras acciones publicitarias para difundir las bondades del negocio de una forma más amplia. Existen diversas formas de dar publicidad a tu empresa o servicios:

  • Publicidad en prensa

  • Buzoneo de folletos

  • Web corporativa y campañas de publicidad online

  • Redes sociales (Facebook, Youtube, Intagram…)

  • Eventos y promociones

 

Consigue los datos del cliente y comunícate con él

Una de las bases de la fidelización es estrechar la relación con los clientes. Si tenemos un cliente satisfecho y activo, es interesante obtener sus datos para establecer una comunicación con él, con el objetivo mantenerle informado de nuestras promociones y nuevos servicios.

También es importante abrir canales de comunicación con los clientes para ayudarnos a conocer mejor sus gustos y expectativas, y complementar nuestra atención al cliente. En este sentido, las redes sociales ofrecen muchas posibilidades de contactar con los clientes, organizar promociones y conversar con ellos.

Para obtener los datos de nuestros clientes se puede optar por la tradicional encuesta o cupón de promoción para obtener un descuento o participar en un sorteo. El cliente debe saber que esos datos se utilizarán para comunicarnos con él y darle a conocer novedades de la empresa.

 

Nuevos productos, servicios y promociones

Para que los clientes vuelvan a contar con nuestros servicios es importante estimular su interés cada cierto tiempo con nuevos productos, servicios y promociones. A través de campañas de Márketing, se les puede hacerle llegar propuestas que puedan ser interesantes para esos compradores, bien porque se ofrecen en unas condiciones especiales, o bien porque son complementarias de otros productos adquiridos anteriormente.

No obstante, hay que tener cuidado y no abusar de esta práctica, porque es posible que consigamos el efecto contrario al propuesto, cansemos a la clientela al saturarla de ofertas y acabemos perdiendo al cliente que tanto nos ha costado fidelizar.