Seleccionar página

Son muchas las Escuelas de Negocio que pululan por la web pero, ¿Realmente todas ellas merecen llevar el nombre de Escuela de Negocios?

Las Escuelas de Negocio son centros que enseñan y preparan para una profesión de futuro con personal altamente cualificado que, por norma general, son profesionales en activo, es decir, conocen el medio en el que se mueven desde la visión práctica de la empresa.

Se formaron allá por el siglo XX como respuesta al vacío existente, ya que muchas eran las empresas con infinidad de problemas para encontrar el perfil de profesional con un alto grado de especialización en la gestión empresarial y así surgieron los primeros Masters con iniciativa privada. Hoy son más de 500 los centros públicos o privados que imparten estas formaciones y la “funcionalidad” es una de sus principales características con respecto a una Universidad cambiando todos los modelos de aprendizaje hasta ese momento establecidos, buscando la capacitación especializada eminentemente práctica que demandan las empresas frente al estudio puramente teórico que ofrece la Universidad. Otra de sus grandes bazas frente a la Universidad, es su alto grado de “internacionalización” enriqueciendo el proceso de estudio considerablemente.

Si algo diferencia a una Escuela de Negocios de la Universidad o cualquier otro centro es precisamente a esos “profesionales” y os puedo asegurar que muchas de estas Universidades y escuelas ni disponen de ellos, ni están adaptadas a la realidad empresarial. Algunas lecciones de negocio no pueden enseñarse ni en las clases ni en multitud de teorías y fórmulas, sino que muchas veces salen de la propia vivencia, de los fracasos y de los éxitos y esa información es la más valiosa para los alumnos, aquella que sale de la propia experiencia.

A la hora de elegir uno u otro centro, debemos valorar muchas cosas como, por ejemplo, ¿Desde cuándo están en formación?, ¿Qué me ofrecen como alumno?, ¿Su coste formativo es justo y está compensado con lo que me ofrecen?

Hoy en día, con el poco tiempo del que disponemos, pensar en una Escuela de Negocios online tiene múltiples ventajas, pero independientemente a la ventaja económica que representa esta elección, donde los gastos de la Escuela de Negocios no repercuten en el alumno, es la de poner al servicio del alumnado todos los recursos disponibles, para que en tiempo y forma él sea su verdadero gestor en la formación, sin tener que hipotecar para ello su vida.

A la hora de tu elección debes de tener en cuenta que las clases online tienen la ventaja de ser un efectivo mecanismo de enseñanza cuya principal característica es la flexibilidad reduciendo los costos en libros, materiales y transporte al centro de estudios, permitiendo que los altos costes de un Master presencial no sean un problema para el alumno.

Ambición, capacidad, liderazgo, networking..,son muchas de las claves que se inculcan en una Escuela de Negocios, pero sobre todo y la principal es, instruir a nuestros profesionales del futuro, jóvenes sobradamente preparados que serán líderes en diferentes ámbitos empresariales, políticos etc.

No hace muchos años recuerdo un programa televisivo llamado “Conexión Samanta” donde su periodista Samanta Villar indagaba en las Escuelas de Negocio de élite y en cómo miles de jóvenes de clase media/alta se enrolaban en este tipo de Escuelas de Negocios buscando su futuro profesional como políticos o líderes empresariales ganando miles de euros y como también este tipo de Escuelas no permitían el acceso de aquellos estudiantes que no disponían de suficientes recursos económicos. Siempre he pensado que el principio de una Escuela de Negocios es formar profesionales para “dirigir o liderar organizaciones” no para preparar a personas para “hacer negocios”. Se debe de cambiar el concepto de “éxito” ya que de lo contrario estamos sentenciados socialmente a un rotundo fracaso.

Las Escuelas de Negocio no deben de estar nunca ajenos a la situación actual de la población, buscando una formación de calidad, pero accesible para todos y pensando en el alumno no como una cifra más, sino como un profesional con un futuro prometedor. Por eso, muchas de las Escuelas de Negocio apuestan por Becas, Ayudas o Subvenciones que faciliten el acceso a este tipo de formación Master. Por norma general las Becas y los Créditos con acuerdos con entidades financieras que las Escuelas de Negocios ofrecen tienen la posibilidad real de su adjudicación desde el primer momento evitando largos trámites administrativos y que en todo caso gestiona la propia escuela.
Actualmente las Escuelas de Negocio buscan el carácter emprendedor, ya que el mercado demanda este perfil, adaptando su formación con la implantación de programas de incubación de startups y facilitando becas para la actividad emprendedora.

Un ejemplo de ello es Gade Business School con un ambicioso programa emprendedor en su sede de Guadarrama (Madrid), donde se crean espacios de networking y mentorización presencial de expertos en diferentes materias. De esta manera, se pretende aunar lo académico con lo empresarial apoyando los proyectos de los alumnos y las ideas de negocio.
España es un destino interesante para los alumnos extranjeros que ven como las Escuelas de Negocio apuestan por la innovación y el desarrollo de oportunidades y donde de cara al inversor ven en nuestro país un mercado seguro donde invertir con un apoyo europeo para exportar las ideas de negocio. En este 2019 se han iniciado o están en proceso de ello varias de las startups españolas más prometedoras, que están dispuestas a cambiar el mundo, muchas de ellas en el sector tecnológico como se pudo ver en el pasado Mobile World Congress.

En la actualidad las Escuelas de Negocios hacen frente a estos cambios ampliando la oferta formativa a Masters tecnológicos cuya demanda va in crescendo. Un ejemplo de ello, es la Escuela Superior Gade donde su Área Tecnológica queda cubierta en el 2019 con diferentes formaciones como el Master online en Diseño Gráfico, el Master online en Desarrollo Web y el Master online en SEO con un proyecto Fin de Master más que ambicioso.

Las Escuelas de Negocio también hacen frente a la inserción laboral de una manera efectiva ofreciendo convenios de colaboración de prácticas o bolsa de empleo con multitud de acuerdos que se tienen con diferentes empresas para insertar a sus alumnos lo más rápido posible en el mercado laboral.

Es importante pensar que, al elegir una Escuela de Negocios para nuestro futuro, no debemos entrar en la elección únicamente por el Ranking que ocupa, ya que como todo en esta vida ese Ranking está estratégicamente diseñado por aquellos que quieren casi de manera obsesiva estar en él (pagando por supuesto y trabajando casi exclusivamente en función de ello), sino en lo que nos repercutirá en nuestro futuro profesional, es decir, para qué lo queremos y como una u otra Escuela nos lo podrán ofrecer a modo de elementos de valor (plataforma adaptada, metodología, servicio de orientación profesional, becas, prácticas etc.) y da igual que sea un Master que un Curso Especializado, siempre deberemos de tener en el punto de mira estas premisas.

Debemos ser consecuentes con nuestra elección. La elección de la Business School tiene que depender ante todo de tus objetivos. No existen escuelas objetivamente válidas para todas las opciones, por lo que se debe elegir con cautela, ya que de lo contrario podemos entrar sin quererlo en cualquiera de estos dos mundos nada recomendables: el “pirateo” de las Escuelas de Negocio, donde particulares se montan su propia Escuela desde su domicilio y donde tras el amparo de Internet esconden unas “dudosas Escuelas de Negocio” o la otra versión, donde el “elitismo” y la finalidad es colocar el Business por encima del fin educativo siendo el excluyente fundamental para el resto de alumnos que no disponen del nivel económico necesario.

Leer: Qué comer en época de exámenes.