Seleccionar página

Las nuevas tecnologías y el desarrollo de servicios en la nube ya permiten flexibilizar el trabajo de los profesionales como nunca antes se había conseguido. En esta tendencia, el teletrabajo está ganando terreno a pesar de que aún existen reticencias entre las empresas hacia esta forma de producir. Desde nuestra escuela de negocios te mostramos las ventajas del teletrabajo y su idoneidad como recurso para retener el talento.

Los obstáculos que encuentra la implantación del teletrabajo en las empresas tienen que ver más con razones de cultura empresarial, que con barreras tecnológicas. Trabajar por objetivos es una fórmula que no acaba de calar en el tejido empresarial español, que además valora que sus trabajadores no falten de la oficina.

De hecho, un estudio de la firma Adder Global revela que sólo el 59% de las pymes y grandes empresas son más favorables a esta forma de trabajar, aunque los datos del INE reflejan que sólo el 27% de las empresas permiten el teletrabajo, muy por debajo de la media europea que está en un 35%.

 

Beneficios del teletrabajo para las empresas

Aunque a muchos directivos no les gusta que sus trabajadores no estén todo el tiempo en su oficina, lo cierto es que la flexibilidad laboral y la movilidad de los trabajadores es una tendencia que va a más, por muchas razones. En esta evolución, el teletrabajo es uno de las prácticas que más pueden beneficiar, tanto a los profesionales como a las empresas, y de hecho las grandes empresas como Microsoft ya ofrecen esta posibilidad a sus empleados. Estos son algunos de los beneficios que puede aportar el teletrabajo:

 

Ahorro de costes

Un modelo de trabajo flexible es más económico que el tener a los empleados en su puesto de lunes a viernes durante 8 horas diarias. Una empresa se puede ahorrar más de 1.000 euros por empleado y año implantando el teletrabajo, reduciendo su factura eléctrica y los gastos por absentismo laboral.

 

Retención del talento

Trabajar desde casa es una ventaja que saben valorar muchos buenos profesionales. La opción del teletrabajo debe ser entendida como un recurso que favorece la conciliación y ayuda a retener el talento en la empresa, haciéndola más atractiva frente a otras que mantienen el modelo tradicional de oficina y puesto de trabajo fijo.

 

Más compromiso y productividad

Con el teletrabajo, se impone el modelo de producción por objetivos, lo que hace que los empleados sean más productivos. Además, el empleado sabe apreciar la confianza que la empresa pone en él, y eso crea un vínculo de corresponsabilidad que favorece el clima laboral.

 

Tecnología que facilita el seguimiento de proyectos

Las nuevas tecnologías y el desarrollo de plataformas en la nube han generado multitud de herramientas y aplicaciones, muchas de ellas gratuitas, con las que es posible monitorizar proyectos desarrollados fuera del espacio de la oficina. Sólo basta una conexión a Internet para que los trabajadores trabajen en red y los gestores controlen los avances de una forma eficaz.

 

Comunicación mejorada y más concentración

Las oficinas abiertas, llenas de ruido y en las que resulta a veces difícil concentrarse, cambian con el teletrabajo a entornos que el empleado puede adaptar a su gusto. Además, esas conversaciones por los pasillos con los jefes, en el teletrabajo se cambian por mensajes por escrito, más reflexivos y que no se prestan a malentendidos.

En este empeño, el uso de herramientas como Skype son de gran utilidad, ya que no sólo ofrecen mensajería, sino que permiten el envío de documentos y la realización de videoconferencias para conversaciones y entrevistas más largas.