Seleccionar página

En los negocios, como en la vida, cuidar las formas tiene su importancia. El protocolo y la etiqueta empresarial no sólo revelan una manera de vender y de ofrecer nuestros productos: también son reflejo de una forma de entender el trabajo, que transmite seriedad y confianza. Desde nuestra escuela de negocios te mostramos lo importante que es el protocolo en las empresas y cómo se puede aplicar a los negocios.

El protocolo está presente en prácticamente todos los ámbitos de la empresa, con una mayor o menor intensidad. Sirve para conducir las relaciones internas entre directivos, empleados y equipos de trabajo, y también para que los representantes de la compañía se relacionen con el resto del mercado. De igual forma, las empresas deben cuidar su protocolo en las reuniones con inversores y en las negociaciones con clientes, así como en la organización de actos y presentaciones.

 

El protocolo ayuda a vender y generar confianza

A la hora de establecer relaciones comerciales con clientes y proveedores, tanto nacionales como extranjeros, es necesario conocer los códigos de comportamiento en el mundo empresarial. Tener en cuenta estos detalles puede inclinar la balanza a nuestro favor en una negociación en la que tenemos competencia.

En ocasiones, no es suficiente contar con un buen producto o un concepto innovador: es fundamental mostrar a los clientes y proveedores que nuestro modelo de negocio es superior, a través de confianza y una actitud firme de liderazgo. En este empeño, el protocolo empresarial es una eficaz herramienta.

Por otra parte, el protocolo en el mundo de los negocios también forma parte de la atención y orientación al cliente. En las ventas, ofrecer una imagen de seguridad y confianza ayuda a llevar la venta a buen fin. La etiqueta empresarial en este ámbito se centra en la presencia y el vocabulario del vendedor, ya que tiene que mostrarse confiado en los resultados de su producto o servicio mientras explica sus características. Educación y transparencia ayudan a crear una imagen sólida de la empresa.

 

El protocolo y el liderazgo en la empresa

La imagen que proyecta el líder a sus empleados es fundamental para mantener la motivación y dar ejemplo, sobre todo ante las pequeñas o grandes crisis que pueda atravesar la empresa. Por ejemplo, es necesario transmitir tranquilidad con el lenguaje corporal en momentos difíciles e inspirar confianza al equipo de trabajo. El líder debe proyectar la imagen de que es capaz de resolver situaciones complejas y tomar las decisiones pertinentes.

 

El protocolo y la imagen de la empresa

Las empresas, en menor o mayor medida, tienen la necesidad de organizar eventos en los que su imagen como marca se pone a prueba. Una reunión de inversores, la representación en una feria, una comida de trabajo o una rueda de prensa para presentar un nuevo producto, son eventos en los que es necesarios desplegar las técnicas y estrategias de protocolo empresarial para conseguir el resultado esperado.

En todos estos eventos, que están directamente relacionados con la comunicación, el objetivo es proyectar una imagen positiva de la marca, el negocio o el producto, para conseguir su aceptación y lograr su apoyo.

La formación en protocolo es fundamental para desempeñar esta labor con profesionalidad. Dominar el protocolo no es sólo cuestión de demostrar una buena educación y saber comunicar: hay que conocer la teoría que subyace tras esta disciplina y saber aplicarla en la práctica. Por eso, desde nuestra escuela de negocios te invitamos a que descubras las posibilidades que ofrece el protocolo empresarial. Pregunta por nuestro Master de Dirección de Protocolo y Comunicación y aprende a mejorar la imagen de las empresas.