Seleccionar página

Todos hemos sufrido, en mayor o menor medida, una sensación de nerviosismo al enfrentarnos a un examen, sobre todo si hablamos de oposiciones o exámenes de acceso a la universidad.  En nuestra escuela de negocios, te contamos cómo relajarte antes de enfrentarte a cualquier examen o prueba de acceso.

 

Técnicas para relajarte antes de un examen

 

Piensa en el éxito

El pensamiento positivo te ayudará a enfrentarte a la situación con más relajación. Piensa en el esfuerzo que has destinado a estudiar y formarte y en los buenos resultados que puedes obtener, de ese modo, estarás más tranquilo y los nervios no te traicionarán.

 

Elimina la tensión

Esta es una de las formas más tradicionales de calmar el estrés antes de un examen. Se trata de buscar la relajación. Cierra los ojos, intenta dejar la mente en blanco y respira profundamente. Repite durante varios minutos. Este ejercicio te ayudará a controlar la respiración y olvidar la tensión.

Otra buena técnica es la de apretar las manos durante unos segundos. Durante ese tiempo, la tensión se dirigirá hacia ellas. Después, tienes que dejar de presionarlas progresivamente, hasta notarlas completamente relajadas. En ese momento, sentirás menos presión. Repítelo tantas veces como necesites.

 

Descanso

Muchos deciden quedarse la noche anterior al examen estudiando, creyendo que de ese modo la tensión disminuirá, pero nada más lejos de la realidad, dormir bien, nos ayudará a levantarnos más despejados y por tanto, menos nerviosos y tensos.

 

Concentración

Levántate como lo harías cualquier otro día. Desayuna o come, revisa tus apuntes y no olvides el material necesario para el examen. Acude al lugar donde se celebre la prueba con el tiempo necesario para evitar prisas. En cuanto llegues, dirígete al lugar que has elegido o al que se te haya asignado. Quédate unos minutos en silencio y busca la máxima concentración. Puedes utilizar la técnica de la respiración para relajarte durante esos minutos.

 

Esperamos que nuestros consejos te sirvan de ayuda a la hora de realizar un examen o presentar un proyecto importante. Recuerda que cuanto más relajado estés, mejores resultados obtendrás.