Seleccionar página

La formación continua en un entorno tan cambiante y tan influenciado por las nuevas tecnologías se ha convertido en una necesidad. Constantemente hay que actualizar capacidades y conocimientos que pueden ser útiles para emprender nuevos retos profesionales, y en este empeño de no quedarse atrás, la formación para trabajadores a través de la Fundación Tripartita puede ser una opción. Desde nuestra escuela de negocios te explicamos en qué consiste.

La formación continua es el reto de la Fundación Tripartita para la Formación en el Empleo, un organismo que pretende ser un apoyo para el aprendizaje de los trabajadores a lo largo de la vida laboral. Muchos puestos de trabajo han visto modificadas las competencias necesarias para llevarlos a cabo, bien por cambios tecnológicos o por las modificaciones normativas, y esta situación obliga a los empleados a actualizar sus capacidades.

La fundación gestiona los fondos de la formación profesional de los trabajadores, procedentes sobre todo de las cotizaciones sociales de las empresas y los empleados. Todas las empresas, sean del tamaño que sean, siempre que tengan su centro de trabajo en territorio español, desarrollen formación para sus trabajadores y coticen por formación profesional, podrán ser beneficiarias del llamado sistema de formación bonificada.

 

Cursos para empresas y trabajadores

Los cursos para empresas y trabajadores de la denominada formación bonificada se presentan como un apoyo para que los negocios mejoren su productividad, desarrollando las capacidades y habilidades de sus empleados. La empresa puede tiene cierta libertad a la hora de decidir qué formación necesita y cómo organizarla.

  • Organizar la formación de manera independiente.

  • Agruparse con otras empresas para organizar la formación.

  • Delegar en otra entidad la organización de los cursos.

 

Para ello, disponen de una ayuda económica, mediante bonificaciones en las cotizaciones a la Seguridad Social. Cada empresa puede utilizar el crédito disponible para formar al número de trabajadores de su plantilla que considere oportuno, respetando siempre unos límites económicos máximos (coste por participante y hora de formación) aplicables a efectos de bonificación en las cuotas a la Seguridad Social.

Incluye los Permisos Individuales de Formación (PIF) con los cuales la empresa autoriza a un trabajador para que curse estudios con acreditación oficial, incluidos los títulos y los certificados de profesionalidad.

Hay formaciones en las que se requerirá acreditar unos conocimientos previos o tener experiencia laboral en una materia concreta. La duración depende de la materia a impartir. Estas formaciones pueden impartirse de manera:

  • Presencial

  • Online

  • A distancia

  • Mixta

 

La formación para pymes, el gran reto

Las grandes empresas utilizan de forma generalizada estas bonificaciones, pero el gran reto del sistema es hacer llegar la formación también a las pymes, muy mayoritarias en la economía española pero mucho menos presentes en este sistema:

  • Más del 90% de las grandes empresas (más de 250 empleados) usan las bonificaciones.

  • Seis de cada diez pymes (de 10 a 249 empleados) también participa de este sistema.

  • Menos de un tercio de las micropymes (menos de 10 empleados) recurre a la formación bonificada.