Seleccionar página

Los directivos se ven ante el reto de adaptarse a los cambios que están impulsando las nuevas tecnologías en las empresas. La transformación digital de las corporaciones es uno de los grandes retos que deben afrontar las empresas y no todos los directivos están preparados. Desde nuestra escuela de negocios te contamos qué cualidades debe reunir un ejecutivo en medio de esta revolución digital.

En un mundo hiperconectado, las empresas deben saber adaptar sus estructuras. Los gestores no pueden sino apoyar ese proceso adaptándose a una nueva forma de ejercer el liderazgo en la que deben gestionar equipos y llevar los valores de la empresa más allá de sus estructuras, a través de herramientas sociales.

Esta labor de liderazgo, en la que los gerentes pasan a participar en espacios de inteligencia colectiva para conectar el talento, no se queda en el seno de la organización, sino que también se refleja en el mercado, donde debe llevar la imagen y valores de la empresa.

 

Cualidades que reflejan el liderazgo digital en las empresas

Los directivos que aprovechan las posibilidades que ofrece la transformación de las empresas ejercen un liderazgo distinto, en red, y con otra forma de gestionar la toma de decisiones, más participativa. Estas serían las cualidades de este nuevo líder conectado:

 

Gestor de comunidades para conectar el talento

Los directivos que impulsan la revolución digital en las empresas deben centrarse en conectar el talento, mediante la organización de comunidades internas hiperconetadas en las empresas.

El talento colectivo pasa a ser protagonista y requiere un cambio en la forma de entender el talento como herramienta para crear, aprender e innovar. Gestionar el talento colectivo implica cambiar las antiguas formas de gestión y poner el foco en lo social y la dinamización colectiva.

 

Impulsor de una nueva cultura de empresa

La digitalización en una empresa supone un cambio cultural en la idea de gestión jerárquica de la empresa. Cambia el papel del directivo y la forma en la que se toman decisiones, a favor de una visión más horizontal de la gestión empresarial.

Los nuevos directivos deben reforzar valores como:

  • Colaboración.

  • Confianza.

  • Iniciativa.

  • Transparencia.

 

Liderazgo más humanista y emocional

Estos nuevos líderes deben saber gestionar “emociones colectivas” para dirigir a nuevos profesionales que dan más importancia a su proyecto profesional vital. Sin embargo, estos líderes deben mantener la coherencia en su forma de trabajar y en los valores empresariales que pretende transmitir con su liderazgo.

 

Impulsor de procesos de gestión más social

La idea de trabajo en equipo, en el que se distribuyen las tareas y se potencia la creatividad y la innovación haciendo partícipes a los profesionales de la toma de decisiones se impone en las nuevas empresas digitales. Son los nuevos líderes de estas empresas los encargados de implementar estos cambios en sus estructuras y consolidarlos.

 

El directivo como referente de su empresa

Los nuevos directivos digitales se convierten en un referente para los mercados, que se convierten en entornos en los que, además de vender y comprar, se lanzan mensajes, se comunica y se genera confianza entre sus actores.

El directivo es un embajador de la marca de la empresa, y como tal se le exige autenticidad y transparencia. De igual forma, el mercado aporta mucha información sobre un entorno que es cada vez más competitivo y cuyos cambios no se pueden perder de vista.

En la economía digital, el comportamiento del líder digital es determinante, y quienes no sepan adaptarse a estos cambios, pueden lastrar también la adaptación de las empresas a este entorno tan competitivo.