Seleccionar página

Las cualidades que definen el liderazgo no son vistas de igual forma entre las mujeres ejecutivas. Un reciente estudio de Grant Thornton sobre la situación del liderazgo femenino revela grandes diferencias entre el modelo de liderazgo predominante en las empresas y las cualidades que las mujeres directivas consideran más importantes en un buen líder. ¿Qué cualidades valoran ellas en un buen líder? Te lo contamos en el blog de nuestra escuela de negocios.

La forma de entender el liderazgo es cuestión de género. Esta es una de las conclusiones más llamativas del reciente estudio Women in Business 2016 que ha realizado Grant Thornton. Las cualidades que debe tener un buen líder son muy diferentes cuando comparamos las respuestas de ejecutivos y ejecutivas españoles sobre este asunto.

 

Liderazgo colaborativo y comunicación

Al describir las virtudes que debe tener un líder, las directivas españolas apuestan por un modelo más colaborativo, en el que se da importancia a aspectos relacionados con la comunicación y prima la capacidad de incorporar diversas visiones en el proceso de toma de  decisiones:

  • Un 50% de las ejecutivas considera importante la confianza en uno mismo como cualidad de liderazgo.

  • Llama la atención la relevancia que las mujeres ejecutivas otorgan a la capacidad de comunicación, cualidad que destaca el 41% de las encuestadas.

  • La habilidad para gestionar situaciones complejas es un aspecto que valora también el 41% de las directivas que han participado en el estudio.

  • La integridad de la persona que asume el liderazgo es la cuarta cualidad más mencionada entre ellas, con un 36% de respuestas.

 

Dos modelos de liderazgo diferentes

El modelo de liderazgo que describen los directivos de empresas masculinos es muy diferente. Ellos subrayan como una de las principales virtudes que definen a un buen líder a la capacidad de delegar, una cualidad que fue mencionada por el 57% de los entrevistados. Según los autores del estudio, el que sea precisamente la capacidad de delegar lo más valorado entre los hombres refleja una concepción un tanto unidireccional del liderazgo.

Las diferencias son también evidentes al comparar aspectos como la capacidad de comunicar, que entre los hombres sólo es valorado por 3 de cada 10 participantes en este estudio, o la integridad personal, que es uno de los aspectos más valorados por las mujeres y que apenas es tenida en cuenta por el 19% de los ejecutivos.

 

Liderazgo desigual entre hombres y mujeres

Aunque ambas formas de entender el liderazgo se pueden complementar, lo cierto es que en las empresas españolas los directivos hombres son una abrumadora mayoría. Por eso el modelo masculino es predominante en las empresas. Más de la mitad de la población con estudios superiores son universitarios, pero sólo 1 de cada 4 puestos directivos en las empresas españolas de mayor tamaño lo ocupan mujeres, como recuerda este estudio.

A pesar de la desigual situación de la mujer en el ámbito del liderazgo empresarial en España, el 26% de puestos ejecutivos ocupados por mujeres coloca a nuestro país ligeramente por encima de la media global y de la UE, situadas ambas en el 24%. En Europa, incluso, estamos en el tercer cajón del podio del liderazgo femenino, sólo por detrás de Italia, con un 29% de los cargos directivos desempeñados por mujeres, y Francia, con un 28%.

No obstante, estos porcentajes son también un reflejo del estancamiento en el avance que ha sufrido el liderazgo femenino en los últimos años, con un crecimiento de sólo dos puntos porcentuales desde 2012.