Seleccionar página

Una de las cualidades que pueden beneficiar la labor de un líder es su capacidad de adaptación a la situación y al perfil de los equipos, con el fin de ejercer en cada momento el estilo de liderazgo más conveniente. Este modelo es conocido como liderazgo situacional y desde nuestra escuela de negocios te explicamos cómo se ejerce y cuáles son sus principales ventajas.

El modelo de liderazgo situacional fue desarrollado por Paul Hersey y Ken Blanchard y propone una forma flexible de ejercer el liderazgo, en función de cada situación. Además, este modelo sostiene que el estilo de liderazgo más eficiente sufre variaciones de acuerdo a la disposición y las capacidades de los miembros del equipo con el que se trabaja. De esta forma, se mejora el rendimiento del grupo.

 

Cómo se comporta un líder situacional

El liderazgo situacional se ejerce manteniendo el equilibrio entre dos tipos de comportamiento, el directivo y el de apoyo, para adaptarse al equipo de trabajo que dirige.

El comportamiento directivo del líder es el que marca las funciones y tareas de los subordinados y establece cómo deben realizarse. Además controla los resultados y evalúa el comportamiento del equipo.

En cambio, cuando el líder adquiere un comportamiento de apoyo busca una mayor implicación del grupo, fomentando la participación en la toma de decisiones. Es un líder que motiva y apoya a sus subordinados, buscando una mayor cohesión del equipo.

El líder situacional combina estos dos tipos de comportamiento, en mayor o menor medida, adoptando cuatro estilos de liderazgo:

  • Control

  • Supervisión

  • Asesoramiento

  • Delegación

 

Las ventajas del liderazgo situacional

El liderazgo situacional es un modelo que facilita que la empresa consiga mejores resultados, gracias a la capacidad de adaptación del líder. Al inicio, el directivo puede empezar ejerciendo un estilo de liderazgo de control, con un marcado comportamiento directivo, para evolucionar poco a poco, y aumentar el apoyo a los miembros del equipo, adoptando un estilo de supervisión y asesoramiento.

El liderazgo situacional ofrece diversas ventajas, que redundan en beneficio de las empresas:

  • La empresa es más capaz de evolucionar

  • Existe una mayor interacción entre los dirigentes y el equipo de trabajadores

  • El modelo es fácil de implementar en cualquier equipo

  • La flexibilidad de este estilo de liderazgo permite adaptarse a las circunstancias de cada empleado

  • Se consigue un mejor rendimiento de los equipos, que están más motivados y cohesionados.

Los equipos de trabajo pasan por diferentes fases de desarrollo y el líder debe ser capaz de adaptarse a sus colaboradores en cada uno de esos momentos, para ejercer el estilo de liderazgo más adecuado. Para estar preparado y ejercer un liderazgo eficaz, la formación y capacitación en habilidades directivas puede ser de ayuda para cualquier directivo o empresario.
En este sentido, desde nuestra escuela de negocios te ofrecemos un Master de Liderazgo y Habilidades Directivas que pretende acercar las competencias y habilidades necesarias para mejorar la interacción con miembros del equipo, clientes, proveedores o inversores. Si estás interesado, puedes contactar con nosotros y solicitar más información.