Seleccionar página

La buena marcha de un negocio puede beneficiar a la empresa y sus trabajadores. Pero para que todos remen en la misma dirección, debe establecerse una relación de compromiso entre ambas partes. Desde nuestra escuela de negocios te explicamos cómo las empresas deben hacerse cargo de esa gestión del compromiso y qué medidas pueden reforzar los niveles de compromiso en cualquier sociedad.

Las empresas que tienen claro que su misión sólo puede llevarse a cabo con el concurso de todos sus trabajadores, suelen ser las mejor preparadas para afrontar retos. Además, estas empresas transmiten una imagen positiva que atrae talento y clientes.

Por su parte, los trabajadores deben saber qué pueden esperar de su empresa y sentirse parte de un equipo en el que todos ganan. Los principales aliados de cualquier empresa son los integrantes de su plantilla, y su compromiso para que la compañía avance y evolucione es fundamental.

 

Cómo una empresa puede gestionar el compromiso

La gestión del compromiso de los trabajadores puede realizarse en las empresas desde el mismo momento de la selección de los trabajadores. Existen diversas estrategias para conseguir una mayor implicación de la plantilla con los objetivos de la empresa, aunque hay un ingrediente esencial que está detrás de todas ellas: la confianza.

 

Dar la bienvenida a los nuevos empleados

Como en cualquier casa, lo primero que se debe hacer con un nuevo miembro de la plantilla es darle una buena acogida. Es aconsejable dedicar el primer día de trabajo a mostrarle las instalaciones y presentarle al resto del equipo, enseñándole la dinámica de un día normal y las costumbres en la empresa, tanto dentro como fuera del horario laboral (quedadas fuera del trabajo, actividades deportivas, etc.). Este tipo de gestos ayudan a integrar a los nuevos y generan confianza y compromiso en el trabajador desde el primer día.

 

Cumplir las promesas y no prometer imposibles

Es fundamental para mantener la confianza no prometer cosas a los trabajadores para atraer talento o buscar una motivación extra que luego no se cumplen o se cumplen a medias. Hay que ser serios al hacer concesiones o propuestas en materia laboral, de formación o conciliación con los trabajadores. Defraudar unas expectativas creadas genera frustración y pérdida de confianza entre los trabajadores y no favorece en nada el ambiente laboral.

 

Confiar para ganarse la confianza

En la gestión del compromiso, establecer relaciones de confianza entre directivos y trabajadores es clave. Un excesivo control es contraproducente y conviene delegar responsabilidades en los miembros del equipo, en la medida de sus posibilidades.  

 

Mejora la calidad de vida de los empleados y fomenta su mejora

Iniciativas que fomenten la cultura de la conciliación, modelos de formación a la medida de sus necesidades, beneficios que hagan su trabajo más agradable… son medidas que ayudan a mejorar la calidad de vida de los trabajadores y que refuerzan su compromiso con la empresa. Además, es importante fijar retos alcanzables para cada empleado, que sean asumidos como un desafío y sirva de estímulo para mejorar.

 

Comunicar para evitar rumores

Es fundamental que la comunicación fluya en las empresas. Ocultar información que puede ser de todos genera rumores, mal clima laboral y desconfianza. Incluso las malas noticias deben compartirse con la plantilla. De este diálogo pueden surgir ideas y soluciones que no hubiesen sido posibles ocultando los problemas.

 

Reconocer el trabajo bien hecho

Es necesario que se pongan en valor los logros de los trabajadores y reconocer el esfuerzo del equipo, de igual forma que se habla de los errores para mejorar. También se pueden implantar planes de retribución que incorporen sistemas de compensación flexible para que los trabajadores tengan la posibilidad de aprovechar sus ventajas. Cuando el empleado percibe que su trabajo da frutos, se refuerza el compromiso con la empresa.

 

La cercanía genera confianza

Las puertas del despacho de la Dirección deben estar abiertas a cualquier aspecto que necesiten el resto de miembros del equipo. Es conveniente mostrarse accesible y dispuesto a tratar cualquier tema relacionado con la marcha de la empresa.