Seleccionar página

Las empresas viven en un nuevo entorno de negocios marcado por los cambios tecnológicos, la incertidumbre y una mayor complejidad, y requiere de profesionales que les permitan seguir siendo competitivas en esta situación. Desde nuestra escuela de negocios te contamos cómo la necesidad de innovar para no quedarse atrás, hace necesario que los departamentos de Recursos Humanos de las empresas apuesten por el desarrollo de profesionales con competencias para innovar y sacar el máximo partido de las nuevas tecnologías.

En un mercado cambiante y tan influenciado por el desarrollo de la tecnología, lo que hoy resulta un éxito, mañana puede no ser suficiente. Son muchas las historias que conocemos de empresas que no supieron adaptarse al vertiginoso ritmo que marca la transformación digital o que no supieron ver qué camino tomaría el mercado ante la irrupción de esos avances.

 

Desarrollar competencias enfocadas a la innovación

Por eso las empresas innovadoras, las que apuestan por desarrollar capacidades y competencias para innovar en el seno de sus equipos, tienen ventaja en un mundo como el actual. Aunque no es fácil hacerlo, ya que deben dirigir sus esfuerzos en dos líneas de actuación principales:

  • Mantener su posición como competidores, produciendo o prestando servicios a pleno rendimiento.

  • Avanzar en la generación de nuevos productos y servicios, innovar y abrir nuevos nichos de mercado de cara al futuro.

 

Los Recursos Humanos como agentes de transformación

En esta doble vertiente en la que la actúan las empresas innovadoras, el papel de los Recursos Humanos es fundamental como agente de transformación. Estas organizaciones siguen necesitando operarios y supervisores que mantengan la producción y los servicios, pero también demandan nuevos profesionales y nuevas formas de gestión del talento para alimentar su iniciativa innovadora.

Los Recursos Humanos de las empresas innovadoras se ven en la obligación de replantearse muchos de los procesos que se desarrollaban hasta ahora, e impulsar una nueva cultura empresarial que favorezca la innovación. Entre las medidas que se pueden desarrollar:

  • Apostar por las nuevas tecnologías para promover el desarrollo de ambientes colaborativos de trabajo al servicio de la innovación empresarial e impulsar la formación de los profesionales.

  • Introducir criterios de diversidad e inclusión que faciliten la formación de equipos de alto rendimiento, con talentos comprometidos con los objetivos de la empresa.

  • Trabajar la imagen de la empresa hasta situarla como un lugar donde se potencia el desarrollo profesional, para atraer talento y motivar a los profesionales.

  • Dotar a la organización de líderes convencidos de la necesidad de innovar y capaces de transmitir a sus trabajadores esa cultura innovadora que define a la empresa.

  • Aplicar sistemas de incentivos que reconozcan oportunamente el buen trabajo de personas y equipos.