Seleccionar página

Las empresas son cada vez más conscientes de que la integración de sus nuevos profesionales ayuda a conformar una plantilla más comprometida y productiva, que ayude a retener el talento de sus profesionales. Desde nuestra escuela de negocios te contamos cómo están evolucionando nuevas tendencias en on-boarding o integración de los nuevos empleados con el objetivo de garantizar a los nuevos talentos de las empresas un apoyo que les ayude a realizar su trabajo eficazmente.

Los trabajadores que hasta ahora se incorporaban a una empresa, apenas tenían unos días para adaptarse a la dinámica de su nuevo puesto de trabajo. Eso está cambiando, y ya es tendencia convertir la llegada de nuevos empleados en un proceso de on-boarding que comienza incluso antes de la incorporación y se puede prolongar hasta un año. El objetivo es:

  • Mejorar la productividad de los nuevos trabajadores

  • Asegurar su compromiso con la empresa y su cultura empresarial

  • Lograr que la compañía sea percibida como un buen lugar para trabajar

  • Retener el talento, como último objetivo prioritario

 

El on-boarding y las tendencias actuales en España

Sobre el on-boarding y la evolución de los procesos de integración en las empresas a nivel global, se ha publicado recientemente un estudio elaborado por el Top Employers Institute, en el que se identifican 5 tendencias que se van consolidando entre empresas españolas:

 

La incorporación de los nuevos empleados como proceso

Las empresas ya no consideran la contratación como una cosa puntual, que se culmina en cuestión de unos días. Se empieza a ver el on-boarding como un proceso que se inicia desde la fase de selección y que se puede prolongar durante 3, 6 o hasta 12 meses.

En este proceso, además de poner en práctica acciones para formar a los nuevos talentos de la empresa, se desarrollan iniciativas de Recursos Humanos tales como la asignación de un tutor-compañero (‘buddy’, en inglés), organización de eventos de networking con otros empleados, o sesiones de seguimiento con nuevo empleado.

 

Seguimiento multidimensional de los nuevos empleados

En las sesiones de seguimiento se trabaja en la implicación con los valores de la empresa de los recién llegados. Un proceso de on-boarding efectivo ha de cubrir tres áreas principales:

  • Empresa: misión y visión, estrategia, branding, posicionamiento y los objetivos de la organización.

  • Contexto y expectativas profesionales.

  • Cultura empresarial: los valores de la organización

 

Más implicación de los jefes

En los procesos de on-boarding, la dirección de la empresa tiene un papel fundamental para ayudarles en su integración. Aquí se incluyen las reuniones entre empleados y sus superiores, o incluso con el CEO de la compañía.

 

Herramientas digitales en on-boarding

La tecnología ayuda a medir la evolución de los procesos de on-boarding. Su desarrollo en este campo permite identificar necesidades de formación, crear un plan de aprendizaje y poner en marcha módulos específicos de e-learning, además de ayudar a los empleados a conectarse, comprometerse y compartir.

En este sentido, el uso de datos es clave en la medición del impacto y la efectividad de los procesos de on-boarding, con la elaboración de métricas que evalúan la primera impresión de los empleados a la medición de los indicadores clave de desempeño (KPIs en sus siglas en inglés) utilizados para medir la efectividad de iniciativas como cursos.

 

El objetivo; integración  y retención del talento

El objetivo final de este proceso es conseguir retener el talento en las empresas, a través de un proceso de aprendizaje continuo. En este proceso es muy importante la integración social y cultural de los recién llegados, y en el que la dirección ejecutiva ha pasado a tener un papel fundamental.