Seleccionar página

✔ La influencia, la persuasión e incluso la manipulación suelen buscar un mismo resultado: un cambio de actitudes o de conductas en los demás. La diferencia entre ellas está no tanto en el destino, sino en el camino.

​La influencia se define como la capacidad que tiene una persona para modificar la conducta de los demás. La persuasión es un acto que persigue convencer a alguien de que piense o haga algo determinado. Las explicaciones son parecidas, pero definir influencia como capacidad y persuasión como acto, ayuda a entender las dos diferencias clave: la intencionalidad y la temporalidad. La persuasión es siempre voluntaria y con intención. Uno no puede persuadir sin intentarlo. En cambio, la influencia puede darse sin intencionalidad, incluso sin comunicación o presencia. Además, la influencia es algo que perdura en el tiempo, mientras que la persuasión es un acto puntual.

Ya en el s. XVIII decía Pascal, que a la gente le incomoda que los demás nos impongan sus ideas. Nos gusta creer que somos los motores únicos de nuestro destino. Para ello, técnicas como la influencia y la persuasión ejercen un alto poder, basado fundamentalmente en dejar de argumentar y empezar a convencer, escucha activa, actitud no manipuladora, lenguaje no verbal dirigiendo las energías a solucionar problemas y disponer de tiempo y paciencia para lograr los objetivos.

Dentro de la Psicología Social la influencia es un proceso básico que recoge todos aquellos procesos en los que una persona intenta influir en los comportamientos y actitudes de otros (creencias, sentimientos o conductas). Incluye la persuasión, la conformidad, aceptación y obediencia social. Sin embargo, la persuasión es crear un consenso cuando hay conflicto o reina la indiferencia tomando una idea, plan de acción o propósito común. En el fondo, la persuasión es un arte que proviene de nuestro interior y es un oficio, porque se puede aprender. A lo largo del siglo pasado, la persuasión se ha convertido en un elemento clave en campos como la economía, política, publicidad y ámbito militar. Un aspecto estudiado a fondo por la Psicología Social dada su influencia con otros procesos como la influencia social, las actitudes y la comunicación.

¿Persuadir o Influir?

Persuadir, consiste en mover a otras personas a aceptar nuestro punto de vista de manera voluntaria, a diferencia de «influir». En nuestro día a día nos influenciamos constantemente, pero sólo ocasionalmente nos persuadimos. La diferencia entre ambos términos se encuentra en la voluntad aplicada. Influimos sin querer, por cómo nos comportamos, por lo que somos, por lo que tenemos y suscita envidia en los demás, etc.

Quien influencia no pretende cambiar actitudes, quien persuade sí, y pone mucha energía en ello. Solemos vivir la influencia como una mera forma de ejercer nuestra libertad y, en cambio, vivimos con cierta ansia y sensación de vulnerabilidad la acción persuasiva. Un mensaje es persuasivo cuando moviliza emociones o cogniciones capaces de transformar una actitud.

La influencia es una habilidad que se puede desarrollar, además de influir y recibir influencias de otros a lo largo de nuestra vida, creando un triángulo de poder: Comunicación, Reconocimiento e Influencia.

Las personas que influyen positivamente añaden valor a otras personas y esto se refleja en las empresas cuando estas personas llegan a dirigir grupos:

 

    • Creen en ellas antes incluso de que tengan éxito.
    • Enfatizan sus fortalezas en público y en privado.
    • Tienen en cuenta sus éxitos pasados.
    • Inculcan confianza cuando fracasan.
    • Experimentan e imaginan los triunfos juntos.
    • Sueñan grandes sueños, porque el éxito = viaje.

¿Te gustaría estar 100% preparado para ser tu propio jefe?

 

No todo el mundo es igual, de la misma forma que no todo el mundo quiere desempeñar las mismas funciones y cargos. Quizás tú, seas de los que sueñas con ser tu propio jefe. Si es así, entonces, ¡estás en el sitio correcto! Nuestro «Máster de Emprendedores» te prepara para un mundo repleto de posibilidades. ¡Descubre ahora mismo tu potencial y haz tus sueños realidad con nuestra exclusiva formación!

Portada del Máster de Emprendedores

▸📝 14 MÓDULOS + 🎓 TRABAJO FIN DE MÁSTER | 🌟 LA MEJOR FORMACIÓN AL MEJOR PRECIO◂

 

Su valía es la escucha mostrando respeto, interés, construyendo relaciones, aumentando el conocimiento, generando ideas, edificando la lealtad, ayudando a otros y a el mismo.

Es un entendedor de las personas, comprendiendo el punto de vista de la otra persona, viendo desde la perspectiva de la otra persona con empatía personal, actitud positiva hacia el otro y siendo en el fondo un sujeto dentro de la comunidad o empresa importante. En el fondo son mentores, elige desarrollar a las personas, ponerse a su favor e involucrarse en sus vidas, motiva el crecimiento dándole los medios: “Tu potencial es real y tus sueños el destino”

Es un guía para otras personas identifica el destino, los intereses personales, traza el camino y establece metas además de anticiparse a los hechos corrigiendo la trayectoria cuando se sale del camino propuesto, pero sobre todo viaja y los acompaña. Todo para beneficio de ambos. Les da influencia, poder, oportunidades, posición y recursos porque cree completamente en ellas. Las impulsa y faculta, porque asume que la persona que tiene los resultados más satisfactorios no siempre es el que tiene la mente más brillante, sino el que puede coordinar mejor los cerebros y los talentos con los que trabaja como colaboradores.

Estas actuaciones son directamente proporcionales a que el individuo se convierta en más confiado, más enérgico, más productivo, más libre y, en consecuencia, mejoren sus vidas. Reproducir líderes es multiplicador. La sinergia lleva a un potencial casi infinito, son personas entregadas a una causa y dejan tras de sí unos líderes que seguirán floreciendo y multiplicándose.

El concepto de persuasión, como el de poder, a menudo se confunde y desconcierta a los empresarios. Es tan complejo y tan peligroso cuando se maneja mal, que muchos prefieren simplemente evitarlo por completo. Pero como la energía, la persuasión puede ser una fuerza para el bien enorme en una organización. Puede movilizar a la gente, hacer que las ideas fluyan, impulsar los cambios, y forjar soluciones constructivas. Para hacer todo eso, sin embargo, la gente debe comprender a la persuasión por lo que es, un proceso de aprendizaje y negociación. Por otra parte, debe ser vista como una forma de arte que requiere el compromiso y la práctica, sobre todo porque las contingencias de los negocios de hoy en día hacen que la persuasión sea más necesaria que nunca.

Estimado lector, ¡gracias por su tiempo!

Si te gustó este contenido quizás te interese…
Cómo convertirse en influencer profesional
Embajadores de marca: ¿qué son?
Agile Mindset: un cambio de mentalidad