Seleccionar página

Ya llega el verano y con él, múltiples anuncios que inundan las calles solicitando puestos de trabajo en verano, en uno y otro sector, todos muy poco apetecibles a priori: Trabajando todo el verano, jornadas completas interminables, horas extras a demanda y un salario poco más elevado que el de cualquier época del año…pero al fin y al cabo es dinero y como una hormiga ahorras ahora, para pasar el duro invierno, que os aseguro suele ser largo y duro.

La sorpresa mayor es cuando paseando tranquilamente por la calle, ves ese anuncio que te llama la atención: “SE NECESITA URGENTEMENTE CAMARERO PARA VERANO” y piensas: “Vale, necesito el dinero”, “Ya cogeré vacaciones otro año”, “No es el trabajo de mis sueños, pero me podré comprar las zapatillas que me gustan”(…)  y de repente, con un entusiasmo nada propio de la situación, entras eufórico en el establecimiento diciendo: ¡Hola, vengo por el anuncio de camarero!. El que te atiende con cara de pocos amigos, te dice: “Vale, deja tu CV y si eres elegido ya te llamaremos para una entrevista”.

¿Ya te llamaremos?, mi sorpresa es mayúscula, ¿No era URGENTE el trabajo? Intento indagar un poco más, aunque intuyo que no está por la labor de colaborar mucho:

¿Tiene idea de cuándo me podrían llamar? Con una sonrisa casi irónica me responde:” No lo sé, hay más de 45 CV y todos muy interesantes. Dependerá de lo que diga el dueño, pero en principio, se busca una persona con amplia experiencia en el sector, fluidez verbal, empática, estudios de protocolo y comunicación, disponibilidad horaria y con conocimientos de idiomas. Realmente buscamos un CAMARERO PROFESIONAL”

¿Camarero Profesional?, pero si es un bar restaurante de mala muerte, si este trabajo en verano hasta ahora no lo quería nadie, ¿45 personas muy preparadas?, ¿con idiomas?, vale lo entiendo, somos un país turístico, pero tanto como para hablar idiomas, solo recuerdo los números y el abecedario en inglés… Mi cabeza no paraba de hacerse preguntas, todo lo hasta ahora establecido, se caía por su propio peso (…)

Mientras que me deletreaba todos los requisitos, retrocedía sin darme cuenta por la puerta de la entrada pensando en las pocas o nulas posibilidades que tendría de trabajar este verano de camarero. El que me atendía, viendo mi reacción se dirige hacía mi estupefacto, ¿Estás bien? A lo que le respondo: “Sí, sí, pero no creo estar preparada para trabajar de camarera este verano, buscaré mejor un CURSO PROFESIONAL DE CAMARERO, quizás el próximo año… ¡¡¡Gracias!!!”

Y con la misma euforia que entré, salí.

Pocos días después saltó un escándalo en las Redes Sociales cuando apareció la vergonzosa oferta a un aspirante camarero que buscaba un puesto temporal, es decir, para el verano.

El aspirante tenía experiencia de 7 años, pero no le sirvió de nada. “Turno partido desde las siete de la mañana hasta las cinco de la tarde y desde las nueve de la noche hasta el cierre. Salario 850,00€ al mes. Lunes libre”. La respuesta del aspirante no se hizo esperar: “¿15 horas aproximadamente de trabajo por escasos 800,00€?” a lo que el dictador comentó irónicamente “Es verano. Tu verás” A lo que el aspirante a camarero respondió: “Tranquilo que sí que lo veré. Veré como te llega una inspección de trabajo en plena temporada. Sinvergüenza”

Realmente lo de la precariedad laboral es indiscutible, podemos estar o no preparados pero el trabajo en verano que se ofrece es del siglo pasado. Uno puede haber estudiado, puede haberse preparado, tener la formación necesaria y sin embargo no tener la posibilidad ni de empezar a trabajar en aquello que estudió y también está aquel que está sobradamente preparado, con la experiencia previa necesaria y que sin embargo lo único que encuentra es “trabajo basura” con condiciones laborales precarias y abusivas.

No paramos de ver y oír en las noticias diferentes fórmulas para atajar la precariedad laboral, si bien es cierto, que hay una lista en la que los trabajos precarios se llevan la palma (cajeros, reponedores, teleoperadores, camareros de piso..) una buena formación puede atajar los problemas, pero mientras allá contratadores sin escrúpulos y personas necesitadas dispuestas a ofrecerse a ello, poco se puede hacer al respecto. Posiblemente en el futuro esta situación se pueda revertir con reformas laborales y actualización de convenios colectivos de empresas de servicios donde no se respetan las reglas del Estatuto de Trabajadores.

Para entonces, muchos todavía estarán esperando su primer empleo. Una buena opción es la preparación formativa con acceso a prácticas, esto nos ayudaría sobremanera a poder plantear un primer contacto con el mundo laboral. Centros como Starjobs e-learning center o la Escuela Superior GADE ofrecen a todos sus alumnos sean de la formación que sean (Cursos, FP, Masters) la posibilidad de acceso a PRÁCTICAS FORMATIVAS.

En contraposición a todo ello encontramos los trabajos mejores remunerados en España según la revista Forbes: Controlador aéreo, piloto, CEO, Notario, Registrador de la Propiedad, Cirujano, radiólogo, Asesor financiero.. o la tan ansiada plaza para una OPOSICIÓN.

¿Por qué casi todo el mundo quiere ser funcionarios? Pues por eso mismo, para solventar la precariedad laboral. Imagínate un trabajo estable, con salario remunerado, con vacaciones y moscosos, con el “desayuno de funcionario”, horario establecido, sin estrés, sin competitividad.. el trabajo de tus sueños o por lo menos para algunos…

También nos tenemos que plantear porque otros no optarían a ese trabajo en su vida. En la vida de funcionario se prima la “eficacia” sobre la “eficiencia” (no conseguirás un sueldo mayor como pasaría en una empresa privada, también te lo pueden bajar o incluso congelar), el “funcionar bien” sobre la “excelencia profesional”, sin reconocimiento ni interno ni externo, lo que podría implicar mayor desmotivación, mucha burocracia etc. 

Si eres ambicioso, la función pública claramente no es para ti.

Lo importante es saber que queremos y como lo haremos para conseguirlo, bien sea con preparación para un CURSO PROFESIONAL, un MASTER EMPRESARIAL o formación para una OPOSICIÓN. El futuro y tu próximo verano está en tus manos.

Leer más: Becas Para que Estudiar te Cueste Menos