Seleccionar página

A mediados del siglo XX el protocolo se introdujo como herramienta de comunicación en el mundo empresarial. Las empresas comprobaron como el protocolo era una herramienta capaz de crear “valor” y ya no se concibe únicamente como un conjunto de “reglas” para actos de carácter oficial, sino que ahora se ha convertido en una manera eficaz de ordenar actos empresariales, de establecer conexión con diferentes culturas y ser un elemento indispensable tanto en la comunicación interna como externa. No es algo “encorsetado” sino que se puede modelar y adaptar según las necesidades, buscando en todo caso, mayor visibilidad, mejorando la imagen, obteniendo prestigio, rentabilidad o fidelizando clientes.

Debemos de tener en cuenta que “solo disponemos de una vez para causar buena impresión”

En los últimos años, dentro de la investigación social y de mercados se viene asistiendo a la introducción de disciplinas de la comunicación y el auge de su filosofía dentro de las estrategias de los líderes, empresas e instituciones.

Se habla de que el Marketing es comunicación y que el mundo de las relaciones públicas es una herramienta principal para lograr el objetivo que nos proponemos. Las relaciones públicas y el protocolo empresarial forman parte de la imagen que queramos transmitir.

Cada vez más empresas e instituciones se plantean comunicaciones específicas y una oferta de comunicación global para medir sus efectos y consecuencias con un propósito de retroalimentación.

Las empresas e instituciones quieren conocer como el mercado comprende su oferta de comunicación: cuantos la han comprendido y los que la han comprendido cómo la han percibido.

Actualmente en una sociedad como la actual, saturada de información, el protocolo se ha convertido en una poderosa herramienta de comunicación que no deja nada al azar y cuida hasta el último detalle.

El concepto de protocolo ha evolucionado mucho en los últimos años y se ha desarrollado un nuevo enfoque del protocolo. Ha pasado de ser una técnica al servicio de la comunicación a convertirse en un eje para las estrategias de comunicación de las empresas. Vivimos en la “sociedad de la información” y ésta “era” ha conseguido cambiar las formas de comunicación y relación y esto exige adaptarse a los cambios y las nuevas estrategias de comunicación.

Redes sociales, blogs etc. han hecho posible este cambio pasando de la comunicación unidireccional a la bidireccional, en la que ambas partes intervienen activamente en la comunicación. Por lo tanto, es de vital importancia integrar el mundo digital en el plan de comunicación de cualquier empresa.

Los profesionales del Protocolo deben de adaptarse a la inmediatez y a unos nuevos usuarios cada vez más exigentes, informados y proactivos.

Pese a que pudiera parecer que el protocolo es algo “rígido” en realidad es flexible, dinámico y cambiante que se adapta a la situación y el entorno del momento.

El Protocolo es comunicación y se convierte en un aliado imprescindible a la hora de mostrar al público la identidad, los principios y valores de la empresa. En el fondo es casi una ciencia que se apoya en otras muchas como diplomacia, derecho, relaciones laborales, marketing etc.

La comunicación no verbal es un lenguaje visual muy potente que nos permite junto con el protocolo lanzar mensajes para que sean “descifrados” por todo el mundo. Por lo tanto, es un poderoso instrumento de transmisión de mensajes.

La imagen, los gestos, los signos en muchas ocasiones comunican más que las palabras e implican una fuerte carga de comunicación no verbal. El protocolo funciona como un vehículo trasmisor de mensajes que forma parte de las estrategias y tácticas que las empresas utilizan.

En relación con la comunicación verbal, las normas protocolarias nos ayudan a dirigirnos correctamente a una autoridad, preparar un discurso, redactar una invitación etc.

En el mundo empresarial, ya no solo cuenta la formación sino la forma de actuar. Estos valores cada vez se cotizan más a la hora de la selección de personal.

El conocimiento y especialización en las áreas del Protocolo y la Comunicación son la clave de la eficiencia de una organización, en reuniones, ruedas de prensa etc. y en miles de eventos en los que debe destacar la profesionalidad.

La Escuela Superior GADE desarrolla un programa específico de comunicación corporativa con el que puedes conseguir proyectar la mejor imagen de ti, de la gente a la que asesores y de la empresa a la que representes.

Con un programa basado en las habilidades de gestión y desarrollo personal, gestión de proyectos, protocolo institucional y social, protocolo empresarial, comunicación interpersonal, comunicación empresarial, marketing y RR.HH, organización comercial y técnicas de venta, comunicación digital y RR.PP y comunicación digital con el que el alumno saldrá lo suficientemente preparado para ser un especialista en comunicación empresarial.

Si te gusta el mundo del protocolo y la comunicación, no dejes pasar tu oportunidad y realiza el Master de Comunicación Corporativa que GADE BUSINESS SCHOOL te ofrece en formación online con todo lo que necesitas para ser un profesional en la materia.

Puedes descargarte el programa completo en www.gadebs.es

Leer más: Emprendedor: Una Actitud Mental