Seleccionar página

Seguro que has escuchado más de una vez que “somos lo que comemos” y posiblemente sea cierto, ya que hay muchos alimentos que ayudan en el proceso cognitivo de manera significativa y pueden ser de ayuda en época de exámenes.

En plena vorágine estudiantil, con los exámenes encima, la alimentación en muchos hogares queda relegada a un segundo plano, dando paso al estrés y provocando que en la mayoría de las ocasiones qué no comamos o que comamos inadecuadamente.

Dietas basadas en dulces, refrescos, snacks, comida preparada etc. olvidándonos de ingerir cereales, frutas, verduras y agua, que nos provocan pocos aportes nutritivos y sensación de cansancio permanente, hace que cuanto “menos sana” sea tu dieta, “menos rendimiento” obtendrás. Lo mismo ocurre a nivel físico que cerebral.

También tenemos la “idea” del café como estimulante y básico de supervivencia en la época de exámenes junto con las bebidas energéticas y el chocolate.

Si bien el café mejora el enfoque y la memoria temporalmente, lo que nos provoca realmente es un aumento del nerviosismo, que no ayuda a la concentración, como hasta ahora se había pensado, más bien provoca ansiedad e irritabilidad estomacal consumido en exceso y si además a esto le unimos que no lo acompañamos de la ingesta suficiente de agua, su carácter diurético puede provocar que incluso nos deshidratemos. Por lo tanto, cuidado con el abuso del café.

Un buen sustituto al café pueden ser las infusiones como la manzanilla, la valeriana, el poleo, la tila etc. con efectos tranquilizantes que te ayudaran en la concentración, pero quizá la del te verde es la que más beneficios positivos le atribuyen en relación con el rendimiento cognitivo por su alto nivel de antioxidantes.

En el caso de las bebidas energéticas tienen alto contenido en cafeína y en azúcares por lo que deberemos evitarlas. En el caso del chocolate, lo que provoca es una energía inmediata que pronto se desvanece. En el caso de consumirlo, que sea siempre en pequeñas cantidades y si en chocolate negro mejor, ya que tiene alto contenido en flavonoides que pueden ayudar a la concentración junto con las endorfinas que mejoran el ánimo.

También deberemos evitar el alcohol en los días previos a los exámenes, ya que nos generará fatiga, cansancio y bajo rendimiento intelectual. Por el contrario, bebe mucha agua, ten en cuenta que nuestro cerebro tiene un 90% de peso debido al agua que contiene. Un cerebro bien hidratado es mucho más eficiente y rápido.

¿Cuál es el mejor alimento para el cerebro?

La glucosa es la principal fuente de energía que necesita nuestro cerebro y lo consigue de alimentos como cereales (el arroz, la avena, cebada y otras harinas industriales que contienen gran cantidad de ácido fólico y vitamina B6 necesario para el desarrollo cerebral) legumbres y frutas necesitando también vitaminas, minerales, ácidos grasos y proteínas.

Pero vamos por parte, lo importante es relajarse, comer frecuentemente cada 3 o 4 horas en pequeñas cantidades, ingerir alimentos como los mencionados con anterioridad que te ayudaran a evitar el cansancio y la fatiga.

Un buen desayuno que haga un aporte de nutrientes serán más que suficientes para ir bien preparado. Ten en cuenta que es la comida más importante del día, activa nuestro metabolismo y sirve para reponer minerales y vitaminas que hemos perdido mientras dormíamos. Un desayuno basado en la dieta mediterránea puede ser el complemento perfecto para afrontar el día del examen.

¿Qué alimentos son los que favorecen la memoria?

Aunque por norma general achacamos que la edad es uno de los principales motivos de la falta de memoria, también puede ocurrir a otras edades por diferentes motivos (estrés, ansiedad) de ahí, que la nutrición adecuada ejerza un papel notable en su mejora y rendimiento.

Para ello, el plato estrella por excelencia suele ser el pescado con una fuente importante de omega-3 necesario para el buen funcionamiento de las células cerebrales. No debemos olvidarnos de los frutos silvestres: fresas, moras, arándanos ya que previenen los fallos neuronales, proteínas para mejorar las habilidades cognitivas pudiéndolas encontrar en el pollo, el pavo, huevos, leche y por supuesto, los frutos secos como las nueces, avellanas, almendras con un alto contenido en vitamina E, elemento fundamental para la mejora de la memoria.

Lo importante en todo caso es cuidarse, independientemente a una alimentación sana, que calman y atenúan la ansiedad, con ejercicios respiratorios que te ayuden a relajarte previo al examen y evitar en la medida de lo posible los alimentos perjudiciales para nuestro cerebro; como son la fructosa (que puede afectar por su alto índice Glucémico (IG) al funcionamiento de las células del encéfalo), la sacarosa, los siropes, el exceso de sal ( afectan a nuestra inteligencia y a la capacidad de pensar), edulcorantes artificiales o el glutamato monosódico (muy empleado en la cocina asiática) que puede favorecer la sobreexcitación de las neuronas.

Utiliza por contra como aditivos para tus alimentos las especias, que además de ser menos perjudiciales, son un buen complemento para alegrar la comida: canela, cúrcuma, clavo, cardamomo, jengibre, comino. Todas ellas tienen múltiples beneficios.

Utiliza los alimentos como una “herramienta” más para sacar el máximo beneficio a tu estudio en épocas de exámenes. Evita las dietas monótonas y aburridas, la variedad de alimentos es fundamental para que a nuestro cerebro no le falte de nada, dedica tiempo a comer, sin prisas, masticando despacio, para que los nutrientes se absorban correctamente y sobre todo piensa en positivo: Después de los exámenes el descanso y el disfrute será ahora más que merecido. Te darás cuenta qué el esfuerzo a merecido la pena. ¡SUERTE!

Seguir leyendo.